VEGANAMENTE DENDA BEGANOA por Jesús Salvi

“Consejo para turistas vegetarianos que visiten España: meted en la maleta un pequeño cargamento de vitaminas y mucho sentido del humor”.

Este mensaje, tan poco sugestivo para los amantes de la comida vegetal, aparecía en la Guía Gastronómica Mundial del año 2000 de la archiconocida editorial de viajes “Lonely Planet”. Así nos lo ha recordado recientemente el diario inglés “The Guardian” en su artículo “España prueba lo verde, el florecimiento del veganismo y vegetarianismo en España”.

veganamente_6_blog

El auge de los comercios de alimentos libres de explotación animal en España parece volar aún por debajo de la línea del radar de los medios de comunicación nacionales y de una gran parte de la población. Pero esta modesta invasión ya está en marcha y se está realizando barrio a barrio. No importa la tradición gastronómica/carnívora de tu ciudad; todas están expuestas a la aparición repentina de un comercio vegano dentro de sus calles más grises. Como cuando sale un champiñón en medio del campo.

“Veganamente” es el ejemplo perfecto de esta conquista verde.

Situada en pleno casco viejo de Bilbao, Veganamente ha logrado hacerse con el corazoncito (y el estómago) de uno de los destinos gastronómicos más importantes de nuestro país. Este pequeño comercio ofrece “todo lo que puedas encontrar en una tienda de alimentación ecológica pero libre de explotación animal”.

Los alimentos ofrecidos en Veganamente son 100% vegetarianos, algo que para un cliente neófito podría parecer extraño, al verse de repente rodeado de quesos, embutidos, salchichas, hamburguesas, bacon y… ¡calamares! Por supuesto, todos estos sucedáneos son de origen vegetal, lo que supone una buena oportunidad para aquellos que han decidido empezar un nuevo modo de vida pero temen extrañar los viejos sabores y texturas.

El nacimiento de Veganamente estuvo inspirado en las facilidades que tiendas similares ofrecían a los clientes de otros lugares, como por ejemplo Planeta Vegano o Vegania en Madrid, “tiendas que toda vegana quería pisar”, ya que permitía llenar la cesta de la compra “sin tener que dejarte el ánimo y los ojos leyendo etiquetas”. Esta fluidez y comodidad a la hora de comprar no era tan accesible en la capital bilbaína, lo que propició la oportunidad de crear un buen servicio a los veganos de la zona. Y así nació una nueva semilla en el “florecimiento verde español” del que hablaba “The Guardian”.

Sin embargo, cualquier individuo acostumbrado a recorrer la vieja Europa de esquina a esquina podría, cuanto menos, sospechar del titular de este medio inglés. Es obvia la escasez de restaurantes y comercios veganos en las calles españolas. Piensa esto: en 2011 España tenía más municipios con una población superior a 20.000 habitantes que restaurantes vegetarianos en todo su territorio.

veganamente_7_blog

“Por desgracia, en todo el estado español hay una gran tradición carnívora”. A esto se le suma que “la cultura en esta zona de Europa en algunos aspectos puede ser más violenta que en otras, si nos fijamos en la tauromaquia o en lo extendida que está la caza en las zonas rurales. Pero estas consecuencias del especismo cada vez gozan de menor acogida en la sociedad”.

Los datos estadísticos parecen afirmar algo en esta línea. Aunque el número de veganos en España es difícil de determinar, sí es posible ejercer una comparación usando el número de restaurantes vegetarianos. Según la web HappyCow, en el período que va desde el 2011 al 2014, el número de restaurantes vegano/vegetarianos ha aumentado en un 94%, de 353 a 686, lo que indica que, a pesar de la temida crisis, existe una demanda creciente para este tipo de comida.

Una buena muestra de este “cambio de chip” en la población lo aporta Veganamente al hablar de la acogida que tuvieron en el barrio tras su apertura: “ha sido inmejorable. Unos cuantos hosteleros se han apuntado a ofrecer alternativas totalmente vegetarianas, y eso en una barra de pintxos es de agradecer”. De igual manera, la clientela ha reaccionado con buenos comentarios y mostrando “una agradable sorpresa de ver la amplia gama de productos que podrían existir sin dañar a nadie”.

Eso sí, nadie está a salvo del típico cliente despistado que entra buscando chorizo “normal” y que sale escopeteado por la puerta cuando escucha la frase “origen vegetal”.

Por supuesto, no todo el monte es orégano, y este tipo de tiendas tienen una gran amenaza de cara al futuro: “nuestra mayor preocupación es el poder y las malas prácticas de las grandes superficies. Si quieren introducir una línea tiran los precios y reducen competencia”. Estas tácticas ahogan a las tiendas como Veganamente, aunque hay algo de esperanza en el horizonte, ya que “cada vez más gente se conciencia de que el pequeño comercio de barrio es vida y riqueza que se queda en la zona”.

veganamente_8_blog

Tanto los números como las buenas experiencias parecen indicar que comerciantes valientes como “Veganamente” están estableciendo las bases de un comercio creciente, pequeño, ético y libre de crueldad que, además, no se conforma con ser puros emplazamientos de compra/venta. Entra en los planes de Veganamente abrir su trastienda en el futuro para “poder impartir talleres, cursos…” y cualquier actividad que consiga convertir a la sociedad actual en un lugar más empático y compasivo.

“Hace falta un gran trabajo de sensibilización en la sociedad sobre el origen del problema, no basta con mostrar que el veganismo existe, debemos poner sobre la mesa que es injusto tener esclavos para mantener nuestros privilegios. Para que alguien adopte la solución tiene que ser consciente de que existe un problema: discriminar a alguien en función de la especie a la que pertenece”.

El panorama vegano en España está cambiando, y tiendas como Veganamente tienen gran parte de responsabilidad en ello.

Qué duda cabe que los amigos de Lonely Planet pueden ya por fin sustituir en su guía gastronómica aquel párrafo de “vegetarianos, meted en la maleta un pequeño cargamento de vitaminas y mucho sentido del humor” con información mucho más útil y actualizada. Por ejemplo, “Veganamente, tienda vegana, Calle Somera 4, Bilbao – Vizcaya”.