TRASTORNOS GINECOLÓGICOS EN LA MEDICINA TRADICIONAL CHINA por Parisa Aryán

¿Tienes problemas de fertilidad? ¿Consigues quedarte embarazada pero, tras algunas semanas, abortas? ¿Has experimentado irregularidades en tu menstruación? ¿El síndrome premenstrual te convierte en una persona distinta, triste, enfadada o con cambios de humor constantes? Pues tenemos buenas noticias: todo ello se puede tratar de una manera completamente natural, sin medicamentos ni procedimientos agresivos: la Medicina Tradicional China.

Imagen: Egnaldo Oliveira

Imagen: Egnaldo Oliveira

La Medicina Tradicional China, la tercera medicina más antigua del mundo, se practica de forma oficial en hospitales chinos, así como en numerosos países de occidente, entre ellos España, donde esta práctica milenaria es cada vez más popular como alternativa o complemento a la medicina occidental. Se utiliza tanto de manera preventiva como curativa, tratando todo tipo de dolencias, trastornos mentales/emocionales, problemas digestivos, problemas musculares, neuronales y óseos (incluyendo lesiones, ciática y lumbalgias), desarreglos hormonales y un largo etcétera de enfermedades extremadamente comunes en nuestro día a día.

Una de las áreas en las que la Medicina Tradicional China es utilizada de manera muy frecuente, y altamente efectiva, es en los trastornos ginecológicos. Desde el momento de la concepción, pasando por la formación del feto, el embarazo, el parto y la infancia, hasta llegar a todas las distintas fases de la edad adulta, esta medicina abarca remedios para todo tipo de desequilibrios y problemas, entre los que se incluyen desarreglos en la menstruación, problemas de fertilidad y menopausia.

En el momento de la concepción, la Esencia (Jing) de la madre y la Esencia del padre se unen, creando así el Jing prenatal del feto. Este Jing prenatal, a su vez, se divide en dos partes: el Fuego Ministerial y el Tian Gui (que se manifiesta en esperma u óvulos). Mientras que el Fuego Ministerial es fisiológico y existe desde el momento de la concepción, el Tian Gui se forma durante la infancia y la adolescencia, a lo largo de un ciclo de 14 años en mujeres y de 16 años en hombres.

Para que esto suceda de manera correcta y saludable, el Fuego Ministerial tiene que funcionar correctamente. Si es demasiado escaso, pueden darse patologías como periodos dolorosos, endometriosis, infertilidad y falta de libido. Si por el contrario está en exceso, pueden darse periodos abundantes, infertilidad o abortos espontáneos. Además, es bueno puntualizar que el exceso de Fuego Ministerial suele estar causado por problemas emocionales.

Imagen: Gerardo Diego Ontiveros

Imagen: Gerardo Diego Ontiveros

El Tian Gui se manifiesta como esperma en los hombres y como sangre menstrual en las mujeres. Por esta razón, las posibles patologías debidas al Tian Gui tienen causas distintas en cada sexo. En hombres, es el exceso de actividad sexual la que puede crear una escasez de Tian Gui, mientras que en las mujeres, es la pérdida excesiva de sangre menstrual la que conlleva la posibilidad de patologías.

Tal y como hemos mencionado arriba, la Medicina China puede tratar, mediante el empleo de la acupuntura y la fitoterapia, cualquier causa de trastornos ginecológicos: desarreglos en la menstruación, problemas de fertilidad, libido escasa, problemas en la menopausia, endometriosis o incluso síndrome de ovario poliquístico. Estas dolencias pueden estar causadas por un amplio espectro de razones, todas ellas basadas siempre en desequilibrios entre las dos fuerzas de la vida: el Yin y el Yang. Tal y como ocurre en todos los tratamientos de la Medicina China, será el reequilibrio de estas dos fuerzas el que nos llevará hacia una salud radiante y mucho menos propensa a posibles dolencias futuras.

Por otro lado, es importante recordar que la Medicina China no se basa únicamente en tratar con agujas y/o hierbas, sino que tiene un componente importantísimo relacionado con la dieta y el estilo de vida. En el caso de los trastornos ginecológicos, al igual que en muchos otros tipos de dolencias, los desequilibrios suelen tener su raíz en uno o varios de los siguientes hábitos:

  •         Estrés emocional
  •         Exceso de trabajo
  •         Fumar
  •         Dieta irregular/inadecuada
  •         Bebidas con cafeína/teína y alcohol

Está demostrado que unos hábitos de vida saludables y una dieta adecuada, pueden evitar este tipo de trastornos, así como apoyar de manera muy importante la curación si estos ya han aparecido. Asimismo, unos hábitos saludables en la juventud aumentarán significativamente nuestras posibilidades de tener una menopausia/vejez sana y exenta de dolencias y síntomas desagradables. Por ello, la Medicina China aconseja llevar una vida tranquila con mínimo estrés emocional, evitar el trabajar en exceso y los hábitos tóxicos, descansar bien y seguir una dieta adecuada.

En cuanto a la dieta, cabe destacar que los habitantes de la China rural han seguido siempre una dieta basada en casi un 100% de alimentos vegetales directos de la tierra (sin procesar). Aunque con la occidentalización del país la dieta ha cambiado muchísimo, la Medicina China sigue apuntando en muchos casos a la dieta original. Por ello, suele recomendar la reducción/eliminación de lácteos y de fritos, así como de productos procesados/congelados/muertos. Por otro lado, suele recomendar la adición de elementos vivos a nuestra dieta, tales como cereales, germinados, semillas y otros productos de la tierra.

Si quieres más información sobre trastornos ginecológicos en la Medicina Tradicional China o si tienes alguna pregunta o consulta, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Si quieres saber más sobre la dieta de la China rural, te recomiendo leer el trabajo del Dr. T. Colin Campbell, The China Study, en el cual documenta décadas de estudios observacionales que comparan esta dieta con la dieta occidental, mostrando sus beneficios para nuestra salud y nuestra longevidad.

Parisa es acupuntora y coach de nutrición - www.parisa-aryan.es