Maxibolas de arroz y lentejas rellenas por Laura Kohan

Aunque se trata de una receta trabajosa y a la que hay que dedicarle tiempo, el resultado es tan espectacular que merece la pena el esfuerzo: son deliciosas y un par de bolas equivalen a un menú completo y perfecto. Para amortizar el esfuerzo podemos preparar muchas bolas de golpe y congelarlas. Después sólo habrá que frotarlas con aceite de oliva y meterlas en el horno precalentado hasta que se descongelen y se doren bien.

Foto: Laura Kohan

Foto: Laura Kohan

Ingredientes para las bolas:

  • 300 gr de arroz redondo
  • 100 grs de lentejas verdes (o pardiñas)
  • 50 grs de levadura nutricional
  • 1 cucharada de cebolla en polvo
  • 1 cucharada de semillas de lino molido
  • 2 cucharadas de mostaza francesa
  • Semillas de sésamo blancas
  • Semillas de sésamo negras (opcional)
  • Pan rallado de maíz o polenta

Bechamel de acelgas:

  • 2 cucharadas de aceite de oliva suave
  • 3 cucharadas de harina bio
  • 400-500 ml. de soja natural o de avena
  • 2 cucharadas de levadura nutricional
  • 300 grs. de hojas de acelgas
  • 2-3 dientes de ajo
  • Nuez moscada, pimienta negra molida y sal marina

Salsa de tomate dulce (opcional):

  • 250 grs tomate triturado
  • Media cebolla
  • 1 zanahoria pequeña rallada
  • 2 cucharadas de sirope de agave
  • 1 hoja de laurel
  • Pimienta negra
  • Sal marina
  • Aceite de oliva virgen

Elaboración:

1- Preparamos la masa de las bolas:

Cocemos las lentejas en abundante agua salada. Ponemos a cocer el arroz con la cantidad justa de agua para que no pierda su almidón y quede un poco pegajoso. Escurrimos las lentejas y mezclamos con el arroz en un bol grande. Agregamos la levadura de cerveza, la cebolla en polvo, el lino molido y la mostaza y mezclamos bien. Dejamos enfriar mientras preparamos la bechamel para que sea más fácil compactar las bolas.

2- Preparamos la bechamel:

Mezclamos a  fuego suave el aceite de oliva con la harina hasta que se haga una pasta. Agregamos la pimienta negra, la nuez moscada y la levadura nutricional. Poco a poco vamos añadiendo la leche vegetal fría y removiendo hasta que tengamos una crema espesa que ponemos a punto de sal. Mientras se entibia salteamos unos dientes de ajo picados en una sartén y antes de que se doren mucho añadimos las hojas de acelgas (sin las pencas) picadas. Removemos sin parar durante un minuto hasta que se ablanden las hojas y las añadimos a la bechamel. Ponemos una hoja de film sobre la superficie para que no haga costra y ponemos a enfriar.

3- Preparamos la salsa de tomate:

Picamos finamente la cebolla y la ponemos a pochar en un buen chorro de aceite de oliva virgen. Cuando comience a ponerse transparente le añadimos la zanahoria rallada fina y dejamos unos minutos a fuego suave removiendo cada tanto. Incorporamos la hoja de laurel, el tomate, el sirope de agave y un toque de sal y pimienta. Dejamos que la salsa a fuego suave durante unos 15-20 minutos, removiendo cada tanto para que no se pegue.

4- Montamos las bolas:

Preparamos en un bol una mezcla al 50/50 de semillas de sésamo blancas y negras, y pan rallado de maíz o polenta.

Con las manos limpias y levemente mojadas, cogemos una buena cantidad de la mezcla de arroz. Creamos una bola grande e introducimos un dedo creando un hueco grande y ensanchando nuestra bola. Introducimos con una cucharita un poco de bechamel y cerramos por arriba con más masa. Prensamos con las manos toda la bola con cuidado y la pasamos por el bol con el sésamo y polenta. Es importante que la bola esté un poco húmeda para que se impregne mejor con el empanado. Cuando tengamos todas las bolas, nos ponemos un poco de aceite de oliva virgen en las manos y frotamos las bolas con cuidado por todos sus lados. Las metemos en el horno precalentado a 200 ºC y las dejamos hasta que se calienten por dentro y se doren bien por fuera.