“ESPAÑA Y LAS ENERGÍAS RENOVABLES” por Sara Martín Blanco

La eficiencia energética española está en entredicho: la energía procedente de fuentes renovables cada vez sale más cara a los consumidores que han de pagar peajes de respaldo sin recibir prima alguna.

El fomento de las energías renovables surge en España hace 16 años, a partir de la aprobación de la Ley 54/1997, de 27 de noviembre [1] (ratificada, ese mismo año, por el Tratado de la Carta Europea de la Energía), y de la incorporación del ordenamiento comunitario al derecho interno español [2]. Así, con las Directivas 2009/28/CE, de 23 de abril, y 2009/72/CE, de 13 de julio, la Comunidad Europea compromete a España a impulsar el uso de una política a favor de la eficiencia energética procedente de fuentes renovables [3]. Sin embargo, desde el lanzamiento de esta iniciativa hasta la fecha, la situación legislativa sobre el sistema eléctrico ha cambiado considerablemente, llegándose a poner en entredicho la eficiencia energética española.

La legislación

Con el fomento de las energías renovables desde la CE, España estableció unas primas, en cuanto ayudas económicas –provenientes de las facturas eléctricas pagadas por los consumidores-, destinadas a todos aquellos productores (particulares y empresas) que optasen por crear nuevas instalaciones renovables. De este modo, no solo se lograba el objetivo establecido de promocionar la energía limpia, sino que al productor le salía rentable la inversión inicial, pues se le permitía vender, a precios competitivos, el sobrante energético.

Con todo, entre los años 2004 y 2012, se generó un déficit tarifario en el sistema eléctrico español, habiendo, a mayo de 2013, una deuda acumulada de 26.062,51 millones de euros [4]. Con el fin de corregir estos desajustes, el Gobierno español redactó el RD-ley 6/2009, de 30 de abril, pero resultó ser insuficiente [5]. Así, de nuevo, como medidas de urgencia, se adoptaron los Decretos-ley 6/2010, de 9 de abril y 14/2010, de 23 de diciembre, para poder solventar la compleja situación económica que caracterizaba el sector energético y hacer frente a las desviaciones [6]. No fue hasta la aprobación del RD-ley 1/2012, de 27 de enero, que se suspendieron las primas para nuevas instalaciones de producción de energía eléctrica, a partir de cogeneración, fuentes de energía renovables y residuos. Se suponía que, de este modo, no habría más costes en el sistema eléctrico español y se podría solventar el déficit acumulado [7]. Desde entonces, se han ido aprobando nuevos decretos referentes al sistema eléctrico, hasta el último, el Real Decreto-ley 9/2013, de 12 de julio, por el que se adoptan medidas urgentes para garantizar la estabilidad financiera del sistema eléctrico.

¿Cómo nos afecta?

Con la eliminación de las primas a los productores de energía limpia que establecía el ya mencionado RD-ley 1/2012, de 27 de enero, así como con la aprobación del nuevo RD-ley 9/2013, de 12 de julio, la situación española referente al sistema eléctrico ha variado completamente.

Aunque MINETUR (Ministerio de Industria, Energía y Turismo) afirma que las medidas acatadas son positivas para los consumidores, así como que en modo alguno debe afectar al objetivo indicado por la CE [8], el sector de las energías renovables discrepa, afirmando que, lamentablemente, éstas afectarán negativamente al consumidor, a la economía, al empleo y al medio ambiente.

En primer lugar, porque en lo referente al objetivo establecido por la CE, los responsables de las empresas aseguran que las nuevas medidas dificultan que en España el 20% de la energía final provenga de renovables. En segundo lugar, en el ámbito del consumidor, las medidas establecidas no solo limitan el consumo a los usuarios con potencias contratadas de hasta 100KW, sino que le obligan a pagar, independientemente de lo autoconsumido y del excedente enviado a la red, peajes de respaldo y acceso, tal y como establece el RD 1544/2011, que regula dichos peajes. Sin embargo, de forma discriminatoria, las instalaciones de cogeneración están exentas del peaje de respaldo hasta 31/12/2019.  Por otra parte, el no establecimiento de compensación económica alguna por el excedente vertido a la red, hace que el consumidor pierda siempre dinero, y asimismo, el pago del peaje de respaldo (que ronda el 40% del coste de la electricidad) reduce el periodo de amortización de la inversión de la instalación [9]. Y en tercer lugar, desde el ámbito de la economía y el empleo, la Fundación Renovables asegura que estas medidas afectan negativamente a las energías menos maduras (como la geotérmica, la eólica marina, del oleaje o la mareomotriz), y destruyen, a su vez, puestos de trabajo.

En definitiva, las nuevas medidas encarecen tanto el establecimiento como el uso de energías procedentes de fuentes limpias, lo que limitará el acceso de los usuarios particulares y de pequeñas empresas al plan renovable. Se frena, de este modo, la energía eléctrica limpia en España y obliga a los consumidores a seguir utilizando combustibles fósiles como el gas, el petróleo y el carbón; energías que, inevitablemente, contribuyen a la contaminación del medioambiente.

Y ante este panorama, queda una pregunta abierta por contestar: al recibir las grandes compañías eléctricas, de forma gratuita, la electricidad generada como excedente de los consumidores mediante el cobro de peajes, ¿resultarán ser, de nuevo, las beneficiarias de dicho sistema de autoconsumo?

[1] El RD-ley 9/2013, de 12 de julio, modifica la Ley 54/1997, de 27 de noviembre a fin de introducir una serie de principios retributivos adicionales para el transporte  y distribución de la energía eléctrica. Vid. RD-ley 9/2013, de 12 de julio, Art.1

[2] RD-ley 9/2013, de 12 de julio, I.Disposiciones generales p. 52106, BOE nº 167, 13 de julio de 2013

[3] “El Gobierno cierra las puertas al autoconsumo y perjudica a empresas y consumidores” en En http://www.energias-renovables.com/articulo/el-gobierno-cierra-las-puertas-al-autoconsumo-20130806. Consultado por última vez en agosto de 2013

[4] RD-ley 9/2013, de 12 de julio, I.Disposiciones generales p. 52106, BOE nº 167, 13 de julio de 2013

[5] El RD-ley 9/2013, de 12 de julio, deroga el artículo 4, la disposición adicional primera y el apartado 2 de la disposición transitoria quinta del RD-ley 6/2009, de 30 de abril. Vid. RD-ley 9/2013, de 12 de julio, Disposición derogatoria única

[6] RD-ley 9/2013, de 12 de julio, I.Disposiciones generales p. 52107, BOE nº 167, 13 de julio de 2013

[7] “Las energías renovables se quedan sin primas: ¿cómo nos afecta?” en http://www.consumer.es/web/es/medio_ambiente/energia_y_ciencia/2012/02/01/206826.php. Consultado por última vez en agosto de 2013

[8] Vid. Nota supr [2] y [7]

[9] Vid. http://www.slideshare.net/TEUVENTO/comentarios-sobre-la-propuesta-de-rd-de-autoconsumo-que-afectan-a-instalaciones-minielicas-y-fotovoltaicas-24465817. Consultado por última vez en agosto de 2013