¿ES ORGÁNICA MI CAMISETA DE ALGODÓN ORGÁNICO? por Sergio Alday

Es importante distinguir entre una prenda hecha con algodón orgánico y una prenda orgánica. Si bien en ambos casos se han utilizado al 100% fibras de algodón, una prenda hecha con fibras de algodón orgánico certificado no indica que estén certificadas también la elaboración y fabricación. Por el contrario, una prenda orgánica está certificada a lo largo de toda la cadena, desde los campos de cultivo hasta la tienda.

camisetaorganica

¿QUÉ ES EL ALGODÓN ORGÁNICO?

El algodón es una planta que se puede cultivar siguiendo los principios de la agricultura orgánica, sin utilizar pesticidas químicos de síntesis, fertilizantes sintéticos u organismos modificados genéticamente (OGM), empleando abonos orgánicos y productos vegetales para el manejo de plagas.

La fibra de algodón es certificada por un organismo de certificación privada, que garantiza que las normas orgánicas se han seguido estrictamente. En todo el mundo, existen más de cien agencias de certificación, las cuales están a su vez acreditadas y auditadas por otros organismos, como, por ejemplo, La federación Internacional de Agricultura Orgánica o el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. En Europa, las normas orgánicas básicas de los productos agrícolas se establecieron en el Reglamento del Consejo de la Unión Europea a partir del año 1991. En los EE.UU., las normas básicas para los productos alimenticios orgánicos son fijadas por el Departamento de Agricultura en el marco del Programa Nacional Orgánico.

¿ES 100% SOSTENIBLE?

Las normas orgánicas deben evolucionar con el fin de abordar mejor dos factores fundamentales: el agua y el suelo, ya que no siempre son capaces de garantizar la sostenibilidad del medio ambiente en la totalidad de la producción. Los estándares orgánicos introducen mejoras muy considerables con respecto a la agricultura convencional, además de contribuir a la conservación de agua, gracias a los suelos más sanos y con mejor capacidad de retención de humedad, pero al mismo tiempo, requieren también una cantidad significativa de agua y, por desgracia, en muchas áreas donde se cultiva no llueve lo suficiente, teniendo así que depender de la irrigación. En muchas de estas áreas bajo riego, se estima que el 60% del agua se pierde antes de llegar a los campos debido a una mala infraestructura.

Otro de los principales impactos de la agricultura sobre el medio ambiente es la tala de árboles y la destrucción de los hábitats naturales para aumentar la superficie agrícola. Algunas normas orgánicas privadas, tales como las de la Asociación del Suelo, prohíben la limpieza de los ecosistemas primarios. Sin embargo, no todos los estándares están relacionados con este tema y existen riesgos. Afortunadamente, ninguno de los 53 proyectos de algodón orgánico en todo el mundo parece haber causado esos efectos, ya que suelen adoptar prácticas de conservación responsables. Los estándares orgánicos proporcionan también ventajas excepcionales a los/as agricultores/as, especialmente a pequeña escala. Obtienen mejores ingresos gracias a menores costes de producción, al no utilizar productos químicos caros y reducir los costos en mejoras de la salud.

El precio mayor de los orgánicos, todavía está a merced de los precios altamente versátiles del mercado. Los/as agricultores/as suelen recibir una prima del 20% para el algodón orgánico, pero si los precios mundiales caen, sus ingresos también pueden disminuir. La diversificación de cultivos puede mitigar este riesgo, y los proyectos de algodón orgánico están trabajando hacia ese objetivo. Los precios también se mantienen artificialmente bajos debido a los injustos subsidios pagados a los productores de algodón en los EE.UU. y Europa, lo que viola las reglas de la Organización Mundial de Comercio.

La agricultura orgánica, por desgracia, no está en condiciones de abordar directamente esta cuestión, pero puede mitigar su impacto al ayudar a crear conciencia sobre el tema, empujando así a las prácticas comerciales internacionales más equitativas en el futuro.

  • Fuente: Pesticide Action Network UK

 

¿QUIERES LEERLO EN FORMATO REVISTA? ¡CLICA AQUÍ!