ENTREVISTA A ANDRZEJ por Xavier Bayle

Conversamos con Andrzej, apodo de la fundadora y miembra del colectivo polaco de grafiteras Made in Pain, referente gráfico del street art crítico social en Polonia. El grupo funciona de forma anónima con métodos partisanos, y sus intervenciones artísticas pueden verse en la página madeinpain.wordpress.com, así como en las calles de diversas ciudades polacas como Cracovia, Toruñ, Poznañ, Varsovia, y fuera de Polonia en Grecia, en Thessalonika.

By Anderzej

By Andrzej – Made in Pain

- Vivimos en un mundo visual, todo lo que podemos ver, existe. Lo que observamos, en cantidad y en calidad, tiene peso en las decisiones que tomamos, en nuestro punto de vista, en lo que compramos o lo que deseamos. ¿Por qué piensas que el graffitti puede ser parte de ese proceso de toma de decisiones en la sociedad?

Graffitti/Street art, como disciplina artistica tiene mucha influencia mística en la sociedad, funciona alatoriamente en el consciente tanto como en el subsconsciente. Puede inspirar el pensamiento, motivar a la acción o tener un efecto tranquilizador en nuestra mente. A veces puede incluso dirigir acciones futuras en nuestro camino vital.

- ”Paredes límpias, pueblo mudo”, díce el slogan activista. ¿Cómo elegís el lugar donde trabajar?

En algún momento de nuestro proceso artístico tuvimos nuestra propia interpretación de ese slogan, concretamente “Ciudad límpia, ciudad muerta”. El lugar de trabajo lo elegimos dependiendo de la forma y las características de la obra a realizar. Los que tienen colorística compleja o diseños geométricos solemos hacerlos en las hall of fame, que son lugares de pintadas para las grafiteras cedidas con la connivencia del ayuntamiento. Los trabajos rápidos monocromáticos suelen realizarse en callejuelas oscuras de la ciudad, en lugares escondidos. De cualquier modo, todo va a la ciudad, cuando la ciudad (la gente) es receptora de este arte. Gratuítamente, para todas, en cada momento del día y de la noche. Con pleno derecho de reacción a la obra realizada.

- El arte más democrático que existe…

Nuestras obras son como cada persona humana, únicas. Puedes pasar junto a ellas indiferente, puedes apartarlas con el codo, tirarlas al suelo, …. pero también puedes ser impresionada por ellas, o incluso puede… ¡convertirse en la persona más importante del mundo para tí!.

- Los problemas más importantes hoy en día quizás sean la falta de respeto y la falta de escrúpulos, por eso despreciamos lo que no comprendemos, personas incluidas. El mainstream mediático alimenta a menudo esta ignorancia. ¿Crees que el street art es de algún modo un medio informativo paralelo, más humano?

¡Por supuesto!, el street art cumple una función de apaciguar necesidades interiores, es una disciplina aparte. Nadie nos ordena hacerla, no ganamos dinero con ella… Lo hacemos para nosotras, para limpiar nuestro pensamiento, sentir armonía con las demás y –sin duda lo más importante- lo hacemos por placer. A veces tengo la sensación que las propias intervenciones no son tan esenciales como la posibilidad de mostrar a otras personas cuán placentera y curiosa puede ser la vida y lo que realmente podemos hacer cosas importantes para cada una.. ¡Aquí y ahora!. Y que no es necesario estar todo el tiempo triste y quejándose de todo.

By Andrzej

By Andrzej – Made in Pain

- ¿Tenéis a menudo problemas con los vecindarios?. ¿Con la policía?

Generalmente tratamos de evitar un potencial público durante el transcurso de la realización de las pintadas. Con la acción nocturna pretendemos que al despertar por la mañana la gente tenga la sensación de que han bajado marcianas, han dejado un jeroglífico en las paredes, y han regresado al Cosmos. Cuando la policía nos encuentra con las manos en las plantillas y las inspecciona, no tiene ni idea de qué hacer, ni qué significan, tienen otra concepción completamente diferente de la realidad. Cuando pintamos en las hall of fame, el público suele comentar, se hacen fotografías junto a las obras… les gusta. Les gustan los colores, los graffittis complejos. Halagan la creatividad, elogian la innovación, la técnica, la composición… o la dimensión y la propia voluntad de hacer algo curioso con la propia vida.

- ¿En qué ciudades se encuentran vuestras obras?

Principalmente en Szczecin (en la frontera norte con Alemania, n.de la.t) y Cracovia, aunque últimamente también en Poznan, Varsovia, Torun y Wroclaw. Hay también algunos trabajos sueltos en paredes de poblaciones pequeñas. Fuera de Polonia trabajamos en Thessalonika, en Grecia. País muy inspirador debido a la enorme fuerza del activismo social y gracias al gran potencial y a las ideas de los artistas locales. En Grecia manda la gente, y no el Gobierno (¡Saludos desde aquí a Nar y Pralina!).

- ¿Cuál es la concepción que tienen otras grafiteras de vosotras?

Muy variable, a algunas les gustan los contenidos y lo extraño de algunas obras (weird), otras no entienden y desprecian las obras. Es importante aclarar que las gente con ideas similares a las nuestras en general no necesitan trabajar en común, pueden hacerlo solas, son outsiders.

147_good_night

By Andrzej – Made in Pain

- Muchos de vuestros trabajos cuestionan nuestra relación con las personas no humanas, dinos algo más sobre tu punto de vista en este hecho.

Personalmente soy vegano, el segundo del grupo es vegetariano y un tercero… varía. Profundamente en mi corazón siento que todas las criaturas del planeta Tierra estamos conectadas e interactuamos entre sí. Quiero que mi vida se base en dañar lo mínimo a otras. No como animales, minimalizo la cantidad de compras, arreglo herramientas usadas, doy a amigas y conocidas cosas que no utilizo… Somos una. Si hablamos concretamente de activismo animalista, apoyamos el grupo animalista local de Szczecin, ¡Basta! (uno de los más activos en Polonia, n.de la t.)

- ¡Precisamente!, la diferencia entre arte y artivismo radica en la utilización del talento creativo para objetivos críticos. Hasta que no se ve el problema, el problema no existe, como decía. La humana coherente no sólo díce, también hace. Es por eso que la cohesión entre vida e ideales debiera ser algo normal, no algo excepcional. ¿Por qué crees que eso generalmente no se suele estar aplicado a la realidad?

La gente por influencia de las nuevas tecnologías se vuelven perezosa. Trabajar puede hacerse desde casa, las compras se pueden hacer por internet, conversar con alguien por facebook, etc… Todo se realiza mediante la ayuda de las máquinas. No es preciso recordar nada, porque tenemos recordatorios de agenda en los teléfonos móviles, no hace falta que seamos grandes conocedores de algo, porque wikipedia y google responde a cualquiera de nuestras preguntas. Practicamente no debemos usar la inteligencia, sólo pulsamos la tecla en la opción “Me gusta”. Utilizamos algo que alguien previamente preparó, sin encontrar agradable el propio y personal “descubrimiento” del mundo. Pero la vida es algo excepcional, delimitada temporalmente por la muerte, y única a través nuestra percepción. La cotidianeidad y la enormidad del tumulto matan nuestra fuerza y nuestra fe en el hecho de que somos nosotras quienes creamos la realidad, tenemos ingerencia en ella y somos ella. Somos niños que van a la escuela, somos estudiantes, somos cajeros de tiendas, construímos casas y hacemos llegar envíos. Entonces ¿de qué modo podríamos no tomar partido?. No nos es necesario ningún lider vital, guía político, autoridad ni dios.

- ¿El ser humano es libre?

El ser humano es libre, pero no acostumbra a ver eso. Hay que trabajarlo constante y decididamente para alcanzar esa verdadera, interior y exterior libertad. Lo que sucede es que pocos quieren comprometerse en dicha búsqueda.

84_kfc_smazone_okrucienstwo

By Andrzej – Made in Pain

- ¿Qué entiendes por libertad?

Vivir y dejar vivir a los demás, así creo que podría definirse un manifiesto sobre la libertad. Para mi la libertad se confirma en que conociéndome a mí mismo, satisfago mis necesidades, cumplo mis deseos personales y realizo mis planes. He escogido algunas disciplinas donde querría llegar a lo más alto de mis expectativas, el resto se lo dejo a los demás. Ofreciendo mi libertad, creo con los demás un Todo.