DERECHO DE DESISTIMIENTO por Laia García

Compramos un aspirador guiándonos por la fotografía del mismo que muestra su envoltorio, pero cuando llegamos a casa y lo estrenamos, vemos que no es lo que esperábamos. ¿Qué podemos hacer?

Foto: srgpicker

Foto: srgpicker

En ocasiones, me sorprende la cantidad de derechos que los humanos tenemos atribuidos, los cuales desconocemos y, por lo tanto, nunca ejercemos. Uno de estos ignorados derechos es el derecho de desistimiento. ¿En qué consiste? Básicamente, en dejar sin efecto un contrato ya celebrado, notificándoselo al/a vendedor/a o prestador/a de servicios dentro de un plazo concreto y, lo más importante, sin necesidad de justificar por qué hemos decidido hacerlo y sin poder ser penalizados/as por ello.

Si firmamos un contrato que incluye una cláusula que impone al consumidor y usuario una penalización por desistir del mismo, debemos saber que dicha cláusula será nula de pleno derecho (no debemos confundir la penalización a la que hace referencia la ley con la penalización resultante del compromiso de permanencia, que sí está permitida).

El empresario con el que contratamos debe conocer en qué casos tendremos derecho de desistimiento y deberá plasmarlo en el contrato que nos ofrezca firmar. De hecho, debe adjuntarnos un modelo de documento de desistimiento en el que ya conste dónde debemos enviar de nuevo el producto que queremos devolver.

¿Cuánto tiempo tengo para ejercer mi derecho de desistimiento? Pues gracias a la última reforma legislativa en esta materia, el plazo se ha ampliado a catorce días naturales (esto es, incluyendo fines de semana y festivos). Este plazo comienza a contar el día de la firma del contrato en las prestaciones de servicios, y el día de recepción del producto comprado en el caso de compras.

¡Ojo! Si sucediera que el empresario no cumpliera con su deber de información y documentación sobre el derecho de desistimiento (si la ley nos permite desistir y el/la empresario/a no lo ha plasmado en el contrato y no nos ha facilitado el modelo de documento de desistimiento), finalizado el plazo de catorce días que acabamos de mencionar, se iniciará un plazo nuevo de 12 meses más en el que podremos desistir de la contratación realizada. Si el/la empresario/a dentro de esos 12 meses cumple con dichas obligaciones, a partir de ese momento iniciaremos de nuevo los catorce días para desistir del contrato.

En términos generales, el hecho de ejercer nuestro derecho de desistimiento no puede ocasionarnos gastos (si se trata de compras a distancia, pueden existir gastos de correo o similares que sí deberemos asumir). Si desisto de un contrato, ¿qué pasa con el dinero que ya he pagado? Debemos saber que el/la empresario/a está obligado/a a devolvernos la cantidad íntegra de dinero que ya hemos abonado en el plazo de catorce días naturales. Si no se cumple con dicho plazo, podremos reclamarle la cantidad duplicada (el doble de lo que hemos pagado) e incluso solicitar una indemnización por daños y perjuicios si efectivamente nos los hubieran ocasionado.

Debemos saber que esta información es general, existiendo especialidades en cuanto a contratación vinculada a financiación, contratación a distancia o fuera del establecimiento mercantil, etc. y siendo necesario acudir a un profesional para ser informados de las especialidades aplicables a nuestro caso concreto. Seamos conscientes de qué derechos y qué obligaciones tenemos porque solo de esta manera estaremos algo más protegidos/as.


¿QUIERES LEERLO EN FORMATO REVISTA? ¡CLICA AQUÍ!