“CONOCIENDO A LAS GALLINAS” (Parte I) por María Sola

Poco sabemos de estos animales… Para la industria son tan solo un producto del que extraer beneficios económicos, mientras que el consumidor los percibe como meras fuentes para la obtención de huevos y carne. En concordancia con esta visión mercantil, los veterinarios reciben una formación en la que su salud, comportamiento o necesidades no son relevantes, únicamente importa su rentabilidad. Te invitamos a conocer a las gallinas.

gallinasEl origen de la gallina domésticada (Gallus domesticus) es probablemente el Gallus gallusbankiva. Su domesticación comenzó hace ya unos 5000 años en regiones del sureste de Asia, donde los antepasados de estas aves continúan viviendo en estado salvaje.

La gallinas domésticadas que utiliza la industria en la actualidad son seleccionadas en función del tipo de explotación al que vayan a ser sometidas, diferenciándolas en cinco grupos: ligeras, semipesadas, pesadas, ornamentales y de pelea.

Las gallinas ligeras son las utilizadas por la industria del huevo, mientras que las semipesadas son explotadas para producción de carne y huevos y las pesadas, exclusivamente para carne. Las gallinas ornamentales son aquellas con las que comercian por su aspecto físico y pertenecen a unas razas determinadas, al igual que los gallos y gallinas utilizados en peleas.

CÓMO SON

Las gallinas tienen una forma de organización jerárquica muy compleja, que, en ausencia de estrés, se establece pacíficamente, ya que cada una es consciente de sus fortalezas y debilidades y sus interrelaciones se basan, por tanto, en el respeto. Pero en condiciones de estrés, derivadas de restricciones de espacio, temperaturas elevadas, enfermedad o escasez de alimento y agua, pueden llegar a producirse agresiones, en las que, por lo general, las más fuertes picotean a las más débiles, llegándo a causarles heridas de gravedad.

Las gallinas cuentan con una serie de necesidades que, en caso de no verse satisfechas, conducen al desarrollo de cuadros de estrés y ansiedad en los animales. Una gallina en libertad escogerá dormir y acicalarse en lugares elevados, protegidos de posibles depredadores, donde ella pueda sentirse segura, llegando incluso a subir a los árboles, sin que esto suponga ningún riesgo para ella. Otro comportamiento natural que se observa en gallinas y otras aves, son los baños de arena, con los que eliminan la suciedad y los parásitos de su plumaje. Les gusta tener varios tipos de arena a su disposición entre los que cada una elegirá el que más agradable le resulte para tomar su baño.

En libertad, las gallinas pasan el día caminando y picoteando todo lo que encuentran a su paso, buscando comida, curioseando y descubriendo su entorno.

El tiempo de tránsito del alimento en el aparato digestivo es de unas cuatro  horas, por lo que si nuestras amigas han ingerido alimentos de color rojo, no debemos extrañarnos de que sus heces presenten ese mismo color horas después.

GALLINAS LIGERAS O RESCATADAS DE LA INDUSTRIA DEL HUEVO

Estas gallinas se caracterizan por ser delgadas y ágiles, además de por su elevado número de puestas, que es consecuencia de la selección a la que han sido sometidas por parte de la industria.

En las granjas, son sexadas nada más nacer y sus hermanos machos son desechados en contenedores donde mueren por asfixia, aplastados o triturados vivos. Las gallinas no vivirán en las explotaciones más de un año y medio o dos, momento en el que todas, ya sean de bateria, de granja ecológica o “semi-libres”, son conducidas al matadero.

Al ser asesinadas con tan corta edad e inmediatamente reemplazadas por otras, aspectos como la supervivencia y la calidad de vida de estas gallinas no son tenidos en cuenta, por lo que pronto comienzan a presentar problemas de salud, casi todos derivados del déficit de calcio que les produce la elevada puesta de huevos y la desequilibrada alimentación que se les proporciona en las granjas.

El problema que mayor número de muertes provoca es la retención de huevos, es decir, la incapacidad de la gallina para expulsar el huevo. Esto genera un intenso dolor y puede tener consecuencias fatales si el huevo se rompe en su interior, dando lugar a graves infecciones. El origen de esta patología es el déficit de calcio que resulta indispensable para la contracción de la musculatura encargada de hacer avanzar el huevo. La obesidad y la edad funcionan como factores predisponentes, al igual que la deshidratación. La retención también puede darse en caso de huevos malformados o presencia de tumores u otras alteraciones anatómicas del oviducto.

Una gallina que sufra retención tendrá el abdomen aumentado, su respiración será forzada y veremos cambios en su comportamiento, como, por ejemplo, el movimiento insistente de la cola. Así mismo, una de sus patas puede estar paralizada, si el huevo pasa sobre un nervio.

Si sospechamos que puede tener un huevo retenido o notamos un comportamiento alterado, debemos llevarla al veterinario a la mayor brevedad para que realice las pruebas necesarias y ponga el tratamiento oportuno.

Una dieta balanceada en base a semillas, vegetales, calcio y vitaminas les brindara una mejor calidad de vida.

¿QUIERES LEER EL ARTÍCULO EN FORMATO REVISTA? ¡CLICA AQUÍ!