“¿LA CHISPA DE LA VIDA?” por Sara Martín Blanco

Coca-Cola, la bebida efervescente refrescante y vigorizante, esconde un pasado turbulento y una actualidad escalofriante. Distribuida en más de 200 países es, desde hace más de 100 años, la causante de muchos fraudes, disturbios y muertes.

Imagen: andasicomochispop

Imagen: andasicomochispop

Los orígenes

En pleno siglo XIX, el empresario, químico y farmacéutico John Pemberton ideaba un delicioso jarabe capaz de apaciguar los males causados por el estrés de la modernidad norteamericana. La magia de este remedio residía en el extracto de coca, importado desde Perú: era un tónico efectivo para el cerebro y los nervios. Accidentalmente, este jarabe fue mezclado con agua carbonatada, dando lugar a una bebida efervescente.

Fue la Farmacia Jacobs de Atlanta la primera en vender el primer vaso de este jarabe, y el Atlanta Journal lo anunciaba por primera vez el 27 de mayo de 1886 describiendo la bebida como “Deliciosa, Refrescante, Estimulante y Vigorizante”1. Un año más tarde, Frank Robinson, tras inventar el logo y el nombre (Coca-cola: ‘coca’, por su extracto de hoja de coca importada de Perú; ‘cola’ por las nueces de los árboles esterculiáceos tropicales2), tramitaba la patente de los ingredientes, aunque nunca llegó a registrar la marca. Meses más tarde moría Pemberton, pero no sin antes haber vendido su fórmula a Asa Candler, quien rápidamente se convertiría en el hombre más rico de Atlanta y Estados Unidos y en uno de los más ricos del mundo. En 1889, Candler ya era el único propietario de la empresa Coca-Cola, habiendo ganado en un año $200 mil dólares en efectivo y más de $50 mil dólares en bienes, y es que las ventas habían superado los 1.061.200 litros de jarabe al año3.

La expansión

Fue en la década de los 20 cuando se creó la primera caja de botellas con el fin de facilitar el transporte y la distribución. En los 40, fueron los mismos soldados estadounidenses los que se encargaron de popularizar la Coca-Cola, transportada en un nuevo envase más resistente: la lata. A principios de los 50, Coca-Cola se estableció en España definitivamente, constituyéndose los dos primeros embotelladores españoles, Cobega y Casbega.

La actualidad

En la actualidad, existen más de 24 millones de puntos de venta en 232 países, vendiendo más de 1900 millones de unidades al día, pudiendo rebasar sus ganancias el presupuesto de varios países pobres. Según Interbrand, Coca-Cola está considerada la marca más valiosa del mundo, siendo reconocida por un 94% de la población mundial. La compañía comercializa más de 500 marcas y 3500 productos (refrescos, zumos y café). En total, 17 de sus marcas están valoradas en más de 1000 millones de dólares4.

Coca-cola: ¡La chispa de la muerte!

Desde hace más de 100 años, la Coca-cola no sólo se consume, sino que también se sufre:

  • Según Amnistía Internacional, la compañía, así como algunos de sus directivos, han sido acusados por estar involucrados en amenazas, chantajes, torturas y asesinatos a trabajadores, sindicalistas, gobiernos y empresas (según la CIEPAC en 2003 nuevamente fueron asesinados trabajadores en una fábrica de Coca-Cola en Bolivia). Asimismo, la compañía también ha recibido acusaciones por cometer fraudes y evasión de impuestos, así como por el hecho de aliarse con ejércitos y grupos paramilitares en Sudamérica.
  • Coca-Cola, a pesar de su código de ética de Femsa (“Nadie será discriminado por razones de sexo, estado civil, edad, religión, raza, capacidad física, preferencia política o clase social”6), ha sido acusada por despedir a trabajadores por discriminación racial y sexo desde 1950 hasta nuestros días (en los últimos años se han despedido a más de 10.000), y, también, por negarse a otorgar el tratamiento contra el VHI a sus trabajadores y sus familiares.
  • Interfiere en la vida de indígenas y campesinos cañeros a través de la compra de azúcar o a través de la ausencia de la compra (cuando decide dulcificar el producto con la fructuosa que proviene del maíz transgénico de los EEUU), así como en los productores de coca.
  • Es la responsable de que las políticas públicas privaticen el agua en algunos lugares y se queden con los mantos freáticos (nivel por el que discurre el agua en el subsuelo), produciendo la escasez del líquido vital. Además, Coca-Cola es la causante de contaminar el agua, llegándose a encontrar, en el año 2000, el doble de plomo, CO2 de lo permitido por las normas sanitarias, así como pesticidas.
  • Incide en la economía de muchos países; en la industria del plástico, del vidrio y de otros componentes de su fórmula.
  • Trastoca culturas, desde Chamula en Chiapas hasta Japón o China, pasando por Rusia.
  • Presiona, extorsiona y chantajea a los pequeños comerciantes con contratos de exclusividad y realiza competencia desleal: en 2004 la UE informó que presentaría cargos contra Coca-Cola por dar incentivos ilegales y firmar acuerdos en exclusiva con los supermercados con el fin de que sus productos aparecieran en primera fila.
  • Financia la guerra: en 2003 los productos de las corporaciones de los EEUU financiaban la guerra en Irak. Esta noticia desató una campaña de boicot en Europa contra Coca-Cola, así como contra otras marcas (cerveza Budweiser, Marlboro, McDonald’s, Kodak, Starbucks y Dunkin’ Donuts, entre otras).
  • Viola los derechos humanos y fomenta la explotación infantil: Human Rights Watch documentó la contratación de niños hasta nueve horas diarias de trabajo en las plantaciones de caña de azúcar en El Salvador. La Organización Internacional del Trabajo estima que entre 5.000 y 30.000 menores de 18 años trabajan en las plantaciones de azúcar salvadoreñas.
  • Desatiende la educación y, además, gasta más en publicidad que en apoyar iniciativas educativas. Según informes de CIEPAC, en una comunidad rural se calcula que el 20% de los alumnos de la escuela no asisten durante la zafra y otros abandonan totalmente los estudios.
  • La Coca-Cola afecta a la salud, ya que, entre otros ingredientes, contiene ácido fosfórico (corrosivo de uso industrial utilizado como aditivo, cuyo efecto es usado para limpiarmotores o aflojar los tornillos oxidados) que, mezclado con el azúcar, provoca desmineralización ósea (no permite la absorción de calcio en el organismo); contiene azúcar refinada y fructuosa, lo cual dificulta la absorción de hierro y puede generar anemia; cafeína, que si se ingiere en cantidades elevadas (400 a 600 mg.) puede provocar insomnio, taquicardia, dolores de cabeza y ataques de ansiedad; y gas carbónico que, según la AMEDEC, es un ingrediente que provoca “adicción psicológica”. La Coca-Cola light usa aspartamo o azúcar sintética como sustituto del azúcar, lo cual provoca daños cerebrales, pérdida de memoria y confusión mental.

Este es sólo un resumen de los logros de una compañía que distribuye bebidas refrescantes. Llegados aquí, cabría preguntarse:’¿Es la Coca-Cola la chispa de la vida?’

  1. http://www.rebelion.org/docs/10924.pdf
  2. http://etimologias.dechile.net/?cola
  3. http://www.rebelion.org/docs/10924.pdf
  4. http://www.cocacola.es/historia/origen-coca-cola#.VMgD8eqG_Dc
  5. Eslogan de la propaganda de sindicalistas y tabajadores en Guatemala en contra de la empresa.
  6. http://www.rebelion.org/docs/10924.pdf