Archive for MODA

“ORGANIC DENIM” por Sergio Alday

Los vaqueros, junto con la camiseta, son sin duda la prenda más utilizada.
Hasta hace unos años, encontrarlos orgánicos y de comercio justo era tarea casi imposible; ahora ya no. Es  posible encontrar algunas marcas en muchas ciudades de la península, basta con buscar en su web por los distribuidores o escribirles un e-mail. Seguro que están más cerca de lo que piensas.

MUDJEANS

Empresa holandesa fundada en 2008, pionera por dar un paso adelante en la elaboración de prendas, no solo orgánicas, sostenibles y de comercio justo, sino además recicladas y de alquiler, de modo que la prenda vuelve al círculo una vez acabada su vida útil. Utilizan materias primas orgánicas (algodón y tencel) o recicladas (algodón y PET), las etiquetas que utilizan están hechas de restos de algodón que de otro modo se desecharían e impresas en tintas ecológicas. » Read more

PRODUCTOS ETIQUETADOS FAIRTRADE™ por Sergio Alday

fairtrade“En 1860, una novela de Eduard Dowes Dekker estremeció al pueblo holandés: “Max Havelaar, o las subastas de café de la compañía comercial holandesa”. Su protagonista lucha contra la explotación de productores de café javaneses por mercaderes colonos de Holanda, sacando a la luz pública las injusticias y la corrupción de la administración colonial en aquella época”

¿QUIERES LEERLO EN FORMATO REVISTA? ¡CLICA AQUÍ!

“aniMANIli: VESTIR ARTE RESPETANDO”

Con la convicción de que la moda también debería tener un compromiso ético y ecológico, la diseñadora Carlotta Fiorini y la artista Serena Balbo crearon la colección de ropa y accesorios aniMANIli, una colaboración que combina a la perfección el diseño y el arte.

¿QUIERES LEERLO EN FORMATO REVISTA? ¡CLICA AQUÍ!

¿ES ORGÁNICA MI CAMISETA DE ALGODÓN ORGÁNICO? por Sergio Alday

Es importante distinguir entre una prenda hecha con algodón orgánico y una prenda orgánica. Si bien en ambos casos se han utilizado al 100% fibras de algodón, una prenda hecha con fibras de algodón orgánico certificado no indica que estén certificadas también la elaboración y fabricación. Por el contrario, una prenda orgánica está certificada a lo largo de toda la cadena, desde los campos de cultivo hasta la tienda.

camisetaorganica

¿QUÉ ES EL ALGODÓN ORGÁNICO?

El algodón es una planta que se puede cultivar siguiendo los principios de la agricultura orgánica, sin utilizar pesticidas químicos de síntesis, fertilizantes sintéticos u organismos modificados genéticamente (OGM), empleando abonos orgánicos y productos vegetales para el manejo de plagas.

La fibra de algodón es certificada por un organismo de certificación privada, que garantiza que las normas orgánicas se han seguido estrictamente. En todo el mundo, existen más de cien agencias de certificación, las cuales están a su vez acreditadas y auditadas por otros organismos, como, por ejemplo, La federación Internacional de Agricultura Orgánica o el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. En Europa, las normas orgánicas básicas de los productos agrícolas se establecieron en el Reglamento del Consejo de la Unión Europea a partir del año 1991. En los EE.UU., las normas básicas para los productos alimenticios orgánicos son fijadas por el Departamento de Agricultura en el marco del Programa Nacional Orgánico.

¿ES 100% SOSTENIBLE?

Las normas orgánicas deben evolucionar con el fin de abordar mejor dos factores fundamentales: el agua y el suelo, ya que no siempre son capaces de garantizar la sostenibilidad del medio ambiente en la totalidad de la producción. Los estándares orgánicos introducen mejoras muy considerables con respecto a la agricultura convencional, además de contribuir a la conservación de agua, gracias a los suelos más sanos y con mejor capacidad de retención de humedad, pero al mismo tiempo, requieren también una cantidad significativa de agua y, por desgracia, en muchas áreas donde se cultiva no llueve lo suficiente, teniendo así que depender de la irrigación. En muchas de estas áreas bajo riego, se estima que el 60% del agua se pierde antes de llegar a los campos debido a una mala infraestructura.

Otro de los principales impactos de la agricultura sobre el medio ambiente es la tala de árboles y la destrucción de los hábitats naturales para aumentar la superficie agrícola. Algunas normas orgánicas privadas, tales como las de la Asociación del Suelo, prohíben la limpieza de los ecosistemas primarios. Sin embargo, no todos los estándares están relacionados con este tema y existen riesgos. Afortunadamente, ninguno de los 53 proyectos de algodón orgánico en todo el mundo parece haber causado esos efectos, ya que suelen adoptar prácticas de conservación responsables. Los estándares orgánicos proporcionan también ventajas excepcionales a los/as agricultores/as, especialmente a pequeña escala. Obtienen mejores ingresos gracias a menores costes de producción, al no utilizar productos químicos caros y reducir los costos en mejoras de la salud.

El precio mayor de los orgánicos, todavía está a merced de los precios altamente versátiles del mercado. Los/as agricultores/as suelen recibir una prima del 20% para el algodón orgánico, pero si los precios mundiales caen, sus ingresos también pueden disminuir. La diversificación de cultivos puede mitigar este riesgo, y los proyectos de algodón orgánico están trabajando hacia ese objetivo. Los precios también se mantienen artificialmente bajos debido a los injustos subsidios pagados a los productores de algodón en los EE.UU. y Europa, lo que viola las reglas de la Organización Mundial de Comercio.

La agricultura orgánica, por desgracia, no está en condiciones de abordar directamente esta cuestión, pero puede mitigar su impacto al ayudar a crear conciencia sobre el tema, empujando así a las prácticas comerciales internacionales más equitativas en el futuro.

  • Fuente: Pesticide Action Network UK

 

¿QUIERES LEERLO EN FORMATO REVISTA? ¡CLICA AQUÍ!

“EL ALGODÓN QUE NO ENGAÑA, CERTIFICACIONES Y ETIQUETAS” por Sergio Alday

Diferentes etiquetas, normas, estándares, deno­mi­na­ciones (eco, ético, libre de sustancias tóxicas etc.) puede llegar a resultar confuso y en algunos casos ge­nerar des­confianza, a pesar de ser muy fiables y valiosos a la hora de elegir tu prenda.
A lo largo de varios artículos vamos a proporcionar información de los principales sistemas de certificación de textiles.

Existen 100 millones de personas dedicadas a la industria del algodón, abarcando casi un 4% de la superficie cultivada del planeta, con un consumo aproximado de un 12% de la producción mundial de químicos sintéticos y un 25% de la producción mundial de pesticidas. Existen, por tanto, demasiados intereses económicos implicados como para que las regulaciones nacionales e internacionales sean eficientes a la hora de juzgar al enorme impacto de la industria textil en el medio ambiente, así como en los/as agricultores/as, trabajadores/as y consumidores/as.

Por suerte, están proliferando organismos de certificación privados que controlan la producción de fibras textiles y su manufactura.

Para entender para qué están diseñados los distintos estándares y lo que significa una prenda orgánica y de comercio justo, es importante saber cómo se hace el textil de algodón. Es lo que nos ocupará en esta primera parte.

¿El algodón no engaña?

Producción

Es sin duda el cultivo que más productos químicos tóxicos consume. Estos son algunos de los severos impactos negativos de su producción: pérdida de biodiversidad, la degradación de los ecosistemas y la vida silvestre, agotamiento de recursos naturales como el agua y el suelo, contaminación de los ríos, devastación ecológica para creación de cultivos, envenenamiento (en ocasiones mortal) de millones de agricultores/as y su endeudamiento, atrapados en la “rueda de plaguicidas y semillas patentadas”, que ha llevado a miles de ellos/as a suicidarse. En algunos casos, el coste de los productos químicos llega al 60% del coste de la producción del algodón, y el equipo de protección necesario casi nunca se utiliza, debido a su escasa disponibilidad por tener unos precios prohibitivos, además de no ser apropiado para su uso en climas tropicales.

Tratamiento

Hasta llegar a los tejidos, hay muchas etapas intermedias para procesar algodón a partir de fibras: limpiado, cardado, hilado, revestimiento con almidones o productos químicos, limpieza del revestimiento, encerado, blanqueado, inmersión en sosa cáustica concentrada, teñido y tratamientos químicos de fácil cuidado y otras propiedades.

Todas estas etapas requieren un elevado número de productos químicos tóxicos y peligrosos, poniendo en riesgo la salud de los/as trabajadores/as. Dichos productos químicos provocan también vertidos contaminantes en las aguas residuales de los molinos, y muchos quedan como residuos en el producto acabado, pudiendo afectar a la salud de los consumidores/as.

Añadir que, con posterioridad al tratamiento, algunos de los accesorios utilizados en la confección de prendas (hilos, cremalleras, botones, estampados, etc.) también amenazan el medio ambiente y la salud de los consumidores/as; por ejemplo, con la producción y eliminación de material de PVC o el uso de materiales que pueden liberar cromo, cadmio, plomo, níquel y otros residuos de metales pesados.

Sweatshops

La oferta y demanda de textiles baratos llevó a la industria a adoptar algunas de las prácticas comerciales menos éticas del planeta. Condiciones inaceptables de trabajo que han sido la norma en muchas fábricas de manufactura en los países en desarrollo (Sweatshop), caracterizadas por largas jornadas laborales, salarios extremadamente bajos, medidas de seguridad e higiénicas inexistentes, trabajo infantil, amenazas de muerte, palizas o asesinatos a sindicalistas y reclusión en las factorías, entre otros.

Si deseas ampliar información de estas prácticas, te recomendamos leer “El libro negro de las marcas”.

Fuente: Pesticide Action Network UK

“MUJERES HMONG, MUJERES DE MIL COLORES” por Sergio Alday

En Asia, muchas mujeres se ven obligadas a dejar a sus hijos/as con los/as abuelos/as y buscar trabajo en las fábricas de las grandes ciudades. Dos pequeñas empresas están apoyando a mujeres indígenas Hmong, dando seguridad financiera a sus familias y ayudándolas así a mantener sus tradiciones; teniendo una fuente de ingresos para mantener a sus familias, pueden permanecer en sus comunidades.

ArtÍculo completo AQUÍ

“SIN PISAR A NADIE” por Sergio Alday

MILITARES

Vegetarian Shoes

El calzado ético son zapatos que han sido elaborados sin utilizar componentes de origen animal, respetuosos en su fabricación con los derechos de los/as trabajadores/as y cuidadosos con el medio ambiente.

La industria del calzado no solo hace uso de pieles, también utiliza productos derivados o testados en animales, como adhesivos, ceras o tintes, además de sustancias nocivas, como cromo y plomo entre otros, empleadas en los procesos de curtición, que suponen un riesgo para la salud y el medio ambiente.

En los once primeros meses de 2012 entraron en España 297 millones de pares, de los cuales, el 73% proviene de China* y a pesar de que en muchos de estos países se están endureciendo las leyes respecto a la vigilancia de la salud e higiene del trabajo, a día de hoy, son contadas las factorías o cooperativas del continente donde se respeten los derechos humanos.

Fuente: Federación de Industrias del Calzado Español Informe Económico Enero-Noviembre 2012

¿Por qué utilizar calzado ético?

Por los animales, por las personas y por el planeta, pero no sólo eso, un…

Lee el resto del artículo aquí (pág. 136)

Recent Entries »