Archive for CUESTIONES LEGALES

“El aturdimiento previo al sacrificio de animales en mataderos” por Laia García Aliaga

El Reglamento (CE) n° 1099/2009 del Consejo, de 24 de septiembre de 2009, regula la protección de los animales en el momento de la matanza. Un tanto contradictorio para ciertos lectores el uso de “protección” y de “matanza” en el mismo objetivo de un reglamento, ¿cierto? ¿Cómo logramos proteger a alguien en el momento en el que pretendemos arrebatarle su vida? Pues para parte de la sociedad, y como recoge el legislador europeo, se puede proteger a un animal antes de matarlo. Así, se trata de arrebatarle la vida produciéndole el menor dolor, estrés y sufrimiento posible. ¿El objetivo? No es únicamente el de no ser cruel con los demás animales, sino también el de mejorar la calidad de su carne. Los estudios realizados con el paso de los años han demostrado científicamente que esta se ve afectada por el bienestar que se le haya procurado al animal, tanto a lo largo de su vida como en el momento de su sacrificio.

Foto: Tras Los Muros. Perteneciente al reportaje: "La matanza del cerdo" http://traslosmuros.com/matanza-del-cerdo.php

Imagen de Tras Los Muros, perteneciente al reportaje: “La matanza del cerdo” en http://traslosmuros.com/matanza-del-cerdo.php

El presente reglamento establece normas aplicables a la matanza de animales de granja para la producción de alimentos, lana, cuero, piel, etc. También fija normas aplicables a la matanza llamada “de emergencia” (por ejemplo fuera del matadero, tras un accidente del camión que los transportaba) y en el caso de control de enfermedades contagiosas. Por otro lado, no se aplica lo que establece a los animales sacrificados en experimentos científicos, actividades de caza, acontecimientos culturales o deportivos, y mediante eutanasia practicada por un veterinario, ni a las aves de corral y los conejos sacrificados para consumo personal (doméstico).

Entre otros, dicho reglamento regula el aturdimiento, algo de lo que la gran mayoría hemos oído hablar pero que pocos entendemos cómo se aplica. Según su artículo 2, el aturdimiento se define como “todo proceso inducido deliberadamente que cause la pérdida de consciencia y sensibilidad sin dolor, incluido cualquier proceso que provoque la muerte instantánea”. Veamos cómo logran eso los explotadores y los matarifes en los mataderos.

¿Es obligatorio el aturdimiento previo al sacrificio en Europa?

Tal y como nos indica el artículo 4 del reglamento al que hago referencia en el presente escrito, sí es obligatorio en la Unión Europea aturdir previamente a los animales cuando van a ser sacrificados en el matadero. Dichos animales no podrán recuperar la consciencia ni la sensibilidad antes de ser sacrificados, sino se estará contraviniendo lo establecido en dicho reglamento.

Cuando el método de aturdimiento utilizado, como veremos a continuación, sea de los denominados simples, que son aquellos que no causan la muerte instantánea del animal, deberá continuarse rápidamente con otro método de los que sí la causen, como el sangrado, el descabello (laceración del tejido nervioso central y la médula espinal mediante la introducción en la cavidad craneal de un instrumento en forma de vara alargada), la electrocución o la exposición prolongada a la anoxia (falta casi total de oxígeno en un tejido).

En el caso de animales que sean objeto de métodos particulares de sacrificio prescritos por ritos religiosos, no serán de aplicación los requisitos que comento en el primer párrafo de este apartado sobre el aturdimiento previo, siempre y cuando al menos su sacrificio sí se lleve a cabo en un matadero (ritos conocidos actualmente: Halal y Kosher).

Métodos de aturdimiento mecánicos 

Uno de estos métodos, probablemente por todos/as conocido, es la pistola de perno cautivo. Corren por internet muchos vídeos, especialmente sobre individuos de la especie bovina, en los que son aturdidos mediante este método. Un perno, para que nos entendamos, es una pieza metálica cilíndrica, larga y de cabeza redonda, que se asegura por el extremo opuesto con una tuerca, una chaveta o un remache. Esta pistola puede ser de perno cautivo penetrante y de perno cautivo no penetrante. La diferencia que encontraremos es que la primera puede ser usada en mataderos con animales de todas las especies y la segunda solo con rumiantes para caso de sacrifico y para aves de corral, conejos y liebres para caso de sacrificio, vacío sanitario (evitar enfermedades contagiosas) y otras situaciones legalmente permitidas. Además, la pistola de perno cautivo penetrante causa daño irreversible, al contrario que la no penetrante. Ambas producen un aturdimiento simple, es decir, ninguna de ellas causa la muerte al animal.

Por otro lado, existe el arma de proyectil libre, que también causa daño cerebral grave e irreversible y puede usarse para todas las especies en todo tipo de situaciones (sacrificio, vacío sanitario y otras). No así la trituración, otro de los populares métodos en las redes sociales, que se utiliza de forma obviamente irreversible para eliminar a los polluelos de hasta 72 horas y a los huevos embrionados.

Los otros dos métodos mecánicos permitidos por la legislación, son la dislocación cervical y el golpe contundente en la cabeza. Con el primero se causa una isquemia cerebral a aves de corral de hasta 5 kg de peso vivo en situaciones de sacrificio, vacío sanitario y otras, y con el segundo se produce un daño cerebral grave a cochinillos, corderos, cabritos, conejos, liebres, animales de peletería y aves de corral de hasta 5 kg de peso vivo, en las mismas situaciones anteriores.

Métodos de aturdimiento eléctricos

Existen tres métodos de aturdimiento eléctrico: el limitado a la cabeza, el por electrocución cabeza-tronco y el de baño de agua eléctrico.

El primero de ellos, el aturdimiento eléctrico limitado a la cabeza, es un tipo de aturdimiento simple que consiste en la exposición del cerebro del animal a una corriente que genere una forma de epilepsia generalizada en el electroencefalograma. Puede ser utilizado para todas las especies en todas las situaciones: sacrificio, vacío sanitario y otras.

El segundo, el aturdimiento por electrocución cabeza-tronco, es un tipo simple en caso de sacrificio. Consiste en la exposición del cuerpo a una corriente eléctrica que provoque al mismo tiempo una forma de epilepsia generalizada en el electroencefalograma y una fibrilación o parada cardiaca. Como el método anterior, puede usarse en todas las especies y en todas las situaciones.

Por último, el baño de agua eléctrico, es un tipo de aturdimiento simple, a no ser que la frecuencia sea igual o inferior a 50 Hz, que consiste en la exposición de todo el cuerpo del animal a una corriente eléctrica que genere una forma de epilepsia generalizada en el electroencefalograma y posiblemente una fibrilación o parada cardiaca mediante un baño de agua. Aunque también se usa en todas las situaciones, solo puede utilizarse para aves de corral.

Métodos de aturdimiento de gas

Este es el grupo mayoritario, con seis métodos, y quizá en él encontramos algunos de los más conocidos y de los considerados menos crueles con los animales por gran parte de la sociedad.

Tres de ellos utilizan el dióxido de carbono para aturdir a los animales; en concentraciones altas, en dos fases o asociado con gases inertes. En el primer caso, nos encontramos ante la exposición directa o progresiva de animales conscientes a una mezcla de gas con un contenido de dióxido de carbono superior al 40 %. Este método puede emplearse en fosas, túneles, contenedores o edificios previamente estanqueizados. Es un método de aturdimiento simple en caso de sacrificio de cerdos, y se utiliza para estos, mustélidos, chinchillas y aves de corral (excepto patos y gansos). En el segundo caso, es solo para aves de corral en todas las situaciones y consiste en la exposición sucesiva de animales conscientes a una mezcla de gas con un contenido de hasta el 40 % de dióxido de carbono, seguida, una vez que los animales hayan perdido consciencia, de una concentración más elevada. Por último, en el tercer caso, nos encontramos ante un método que podemos usar con cerdos y aves de corral para todas las situaciones, que consiste en la exposición directa o progresiva de animales conscientes a una mezcla de gas con un contenido de dióxido de carbono inferior a un 40 %, asociado con gases inertes hasta llegar a la anoxia. El método puede emplearse en fosas, sacos, túneles, contenedores o edificios previamente estanqueizados. Es un tipo de aturdimiento simple de los cerdos si la duración de la exposición a una concentración de dióxido de carbono no inferior al 30 % es menor de 7 minutos. En cuanto a las aves de corral, el aturdimiento es simple si la duración total de la exposición a una concentración de dióxido de carbono no inferior al 30 % es menor de 3 minutos.

Otro de los métodos de gas utilizado para cerdos y aves de corral, que también se usa en todas las situaciones, es el método de gases inertes, consistente en la exposición directa o progresiva de animales conscientes a una mezcla de dichos gases, como el argón o el nitrógeno, hasta llegar a la anoxia. Este método puede emplearse en fosas, sacos, túneles, contenedores o edificios previamente estanqueizados. Es un tipo de aturdimiento simple en caso de sacrificio de cerdos, y en el caso de aves de corral solo si la duración de la exposición a la anoxia es menor de 3 minutos.

Por último, nos encontramos ante los dos métodos que utilizan monóxido de carbono, el primero de ellos como fuente pura y el segundo asociado a otros gases. Ambos se pueden utilizar para animales de peletería, aves de corral y cochinillos y en situaciones distintas del sacrificio. Lo que los diferencia es que la primera de ellas consiste en la exposición de animales conscientes a una mezcla de gases con un contenido de monóxido de carbono superior a un 4 % y el segundo en la exposición de animales conscientes a una mezcla de gases que contenga más de un 1 % de monóxido de carbono asociado a otros gases tóxicos.

Otros Métodos de aturdimiento

Por último, la inyección letal. Esta sí, por todos/as conocida. Produce la pérdida de consciencia y sensibilidad seguidas de la muerte inducida por la inyección de medicamentos veterinarios. Por desgracia, muchas personas lectoras lo habréis vivido, como yo, con algún animal miembro de vuestra familia o de la familia de algún amigo cercano.

Bibliografía

Dalmau A, T. D. (2009). Application of the. Animal Welfare, 497-505.

Real Academia Española. (s.f.). Recuperado el 29 de Abril de 2016, de http://www.rae.es/

UE. (s.f.). REGLAMENTO (CE) No 1099/2009 . Recuperado el 29 de Abril de 2016, de http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/PDF/?uri=CELEX:32009R1099&from=ES

Laia Garcia Aliaga es abogada - www.laiagarciaaliaga.com

“Convenio europeo para la protección de animales de compañía” por Laia García Aliaga

Nuevo marco de protección para los animales considerados de compañía tras la autorización del Consejo de Ministros para la firma del Convenio europeo sobre la materia.

Foto: Hugo A. Quintero G. (Flickr)

En 1987, se redactó un Convenio europeo en Estrasburgo impulsado por la Convención europea para la protección de los animales de compañía junto con el Consejo de Europa. En dicho texto se establecieron principios básicos sobre la tenencia de animales de compañía, así como sobre su cría, bienestar, comercio, entrenamiento y otros aspectos relacionados con los mismos.

Son cuarenta y ocho los países miembros del Consejo de Europa, entre los cuales se » Read more

MALTRATO Y ABANDONO DE ANIMALES EN EL NUEVO CÓDIGO PENAL por Laia García Aliaga

Y de nuevo llega el verano; esa época de playa, sol, bebida refrescante en una agradable terraza con una todavía mejor compañía, época de viajes, vacaciones escolares… y despunte del abandono de animales.

Foto: Jose Luis Canales (Flickr)

Foto: Jose Luis Canales (Flickr)

Si bien es cierto que los humanos abandonamos animales durante todo el año, también lo es que siempre aumenta dicha atrocidad en los meses de verano. Pero los animales y quienes trabajamos para defenderlos estamos un poco más de suerte que en años anteriores, porque desde el pasado 1 de julio, ¡el abandono de animales ya es un delito! No, antes no lo era. A lo largo de los años ha sido común oír a personas decir “el abandono de animales es un delito”, pero a lo que se referían realmente es a que lo contemplaba el Código Penal y, por lo tanto, era sancionable. Pero este cruel y cobarde acto tan solo constituía una falta, motivo por el cual las consecuencias para quien abandonaba no eran suficientes como para, quizá, evitar que lo hiciera. » Read more

“Protección de cerdos en granjas” por Laia García Aliaga

Los humanos utilizamos animales de otras especies para producción (de carne, de lana, de seda, de cuero…) desde hace muchísimos años. Por ello, en determinado momento, el legislador se vio en la necesidad de regular lo que ya se consideraba una creciente actividad comercial. Con el paso de las décadas, se advirtió que no solo la producción importaba, sino también la consideración hacia los animales en cuestión, por ser seres sintientes y no mera maquinaria agrícola.

Foto: theanimalday.org

Foto: Jon Amad – theanimalday.org

Los cerdos son una de esas especies utilizadas en explotaciones ganaderas que el ordenamiento jurídico español trata de proteger (de forma insuficiente todavía, considero).

Aunque a muchas personas no nos parezca éticamente suficiente lo que el legislador establece como “protección” para los animales, sí es interesante hacer llegar con vocabulario llano al común de la sociedad lo que se establece en la legislación vigente sobre las normas mínimas para la protección de cerdos, así como comparar la actualidad con los inicios de la legislación sobre la materia, para poder dictaminar si existe una mejoría significativa para los individuos explotados en granjas.

La primera vez que a nivel europeo se nombró la protección de los cerdos fue en 1976. España esperó hasta 1988 para ratificar lo que se había acordado y aplicarlo en el país. Las medidas que se acordaban iban destinadas, cada vez más, no solo a garantizar la máxima producción por parte de los animales, sino también significaban un inicio en la consideración de sus necesidades, tanto biológicas como etológicas (algo que muchos consideramos contradictorio, ya que cuando se explota a alguien, no se están teniendo en cuenta sus necesidades más básicas, sin embargo, desde el punto de vista legal fue todo un avance).

No fue hasta 1997 cuando se emitió el primer dictamen veterinario, el cual señalaba que los cerdos deben vivir en un entorno que se ajuste a sus necesidades de ejercicio y comportamiento exploratorio, y que una importante limitación de espacio compromete su bienestar. Algo que nos parece tan obvio necesitó años para redactarse, publicarse y ser tenido en cuenta por el legislador. A raíz de estas manifestaciones, se modificó la legislación española introduciendo mejoras para los animales.

Foto: Jon Amad – theanimalday.org

En 2002 se adoptó un Real Decreto que tuvo por objeto definir las medidas concretas que deberían adoptarse, a nivel de infraestructura e instalaciones, de alimentación y cuidados de entorno social y de desarrollo de los animales. Diez años después, se aprobó otro Real Decreto que pretendía determinar de forma más específica los procedimientos de investigación y las sanciones que se aplicarían en caso de incumplimiento del Real Decreto de 2002, así como ofrecer un plan de ajuste a los dueños de las explotaciones para que se adecuarán a la ley antes de 2013.

Cada individuo de la especie porcina que se encuentre en una explotación ganadera será incluido dentro de una de las siguientes categorías: cerdo (cerdo de cualquier edad para reproducción o engorde), verraco (macho tras pubertad que utilizarán para producción), cerda joven (hembra entre la pubertad y el parto), cerda (hembra a partir del primer parto), cerda en lactación (hembra entre el período perinatal y el destete de los lechones), cerda posdestete y cerda gestante (hembra entre el destete de los lechones y el período perinatal siguiente), lechón (cerdo desde el nacimiento hasta el destete), cochinillo destetado (cerdo no lactante y hasta las diez semanas de edad) y cerdo de producción (cerdo mayor de diez semanas y hasta su sacrificio o monta).

Dichas definiciones han variado muy poco desde 1991 y ninguno de los pequeños cambios introducidos ha supuesto un beneficio directo para los animales.

En cuanto a las condiciones de cría en las explotaciones de cerdos, a grandes rasgos diré que un cerdo de menos de 10 kg vivirá en 0,16 metros cuadrados libres (sin contar lo que ocupen el comedero, el bebedero, etc.) y que uno de más de 110 kg vivirá en un 1 metro cuadrado de espacio libre. Dichas medidas no se han modificado desde 1991. La única novedad es que, en la actualidad, se excluyen las cerdas y las cerdas jóvenes después de la cubrición de estos requisitos, y se establecen en otro apartado unas condiciones concretas para ellas (más favorables, representa). Este hecho nos hace pensar que es necesario un avance al respecto, puesto que la sensibilidad social hacia los animales considerados de producción y los conocimientos veterinarios y etológicos acerca de dichas especies son infinitamente superiores a los habidos en 1991, pero ello no se plasma a nivel jurídico.

Foto: Jon Amad - theanimalday.org

Foto: Jon Amad – theanimalday.org

Sí se introducen en el Real Decreto de 2002 medidas con respecto al revestimiento del suelo, a la formación de grupos de animales y sus características, a la posibilidad de mantener algunos individuos aislados por su seguridad, a las medidas de los lados del recinto en el que se encuentren, a la obligación de permitir a las cerdas y a las cerdas jóvenes el acceso a materiales manipulables para su desarrollo exploratorio, a las condiciones en las que se deben albergar animales que sufran agresividad o que hayan sido atacados por otros, a la obligación de garantizar alimentación suficiente a ciertos individuos aun y en presencia de otros que compitan por la comida y a las características de dicho alimento. También se mantiene la prohibición de atar a las cerdas y a las cerdas jóvenes, que ya fue introducida en 1991 (pero sí puede atarse al resto).

Uno de los grandes avances introducidos es el que se refiere a la formación del personal. Toda persona que sea contratada para el cuidado de los animales deberá asistir a un curso de una duración mínima de veinte horas, en el que se tratarán asuntos como la fisiología porcina, el comportamiento de dicha especie, teoría general sobre sanidad animal y legislación vigente en materia de bienestar animal.

Siendo crítica, así como lo considero un gran avance, también es menester recalcar que este curso mínimo de veinte horas y cuyo contenido suele desarrollar de forma vaga las necesidades etológicas de los cerdos, no es suficiente. La etología es fundamental en la zootécnica y debería servir mucho más aún como base de las novedades jurídicas sobre la materia.

En el apartado de la importación de los animales, todo aquel que sea importado a nuestro país de un tercero deberá disponer de un certificado expedido por la autoridad competente de ese país, que certifique que se han beneficiado de un trato al menos equivalente al que se les da en el ámbito comunitario.

En lo referente a las inspecciones comunitarias, se establece la posibilidad de que expertos veterinarios de la Comisión Europea realicen controles en las explotaciones ganaderas españolas, con el fin de garantizar la aplicación correcta de la normativa existente al respecto. España es el segundo productor comunitario de carne de porcino, motivo por el cual, si bien todos los países parte reciben inspecciones de este tipo, es coherente presuponer que nuestro país las recibe posiblemente en mayor número.

Acerca de los incumplimientos, considero importante mencionar que la ley que se aplicará en dicho caso y que determinará las sanciones pertinentes, establece multas de hasta 100.000 euros por la comisión de infracciones graves con respecto a esta materia.

Otros aspectos remarcables son, por ejemplo, que el ruido continuo no puede superar los 85 dBE en la zona habitada por los cerdos, que la luz a la que se vean expuestos debe ser de una intensidad mínima de 40 lux durante al menos 8 horas al día, que los cerdos que se encuentren en locales de estabulación deberán tener acceso a zonas de reposo y a contacto visual con otros cerdos, que se les deberá facilitar a los animales su tarea de investigación y manipulación con materiales como la paja o el heno (entre otros), que los suelos deberán ser lisos y no resbaladizos para evitar que se dañen los cerdos… Todo ello fundamental para mejorar la situación de estos animales a lo largo del proceso de producción al que se ven sometidos.

Uno de los avances que considero más importante es el de la prohibición de los procedimientos no debidos a motivos terapéuticos o de diagnóstico, o a la identificación de los cerdos, que provoquen lesiones, la pérdida de una parte sensible de su cuerpo o la alteración de su estructura ósea. La lástima es que, seguidamente, se establecen excepciones como la reducción de las puntas de los dientes de los lechones (con posibilidad de hacerlo también a los verracos en determinados casos), el raboteo parcial, la castración de los cerdos macho (sin usar el mecanismo de desgarre de tejidos) y el anillado del hocico (solo si son animales que se creían al aire libre).

Se establece, eso sí, que el raboteo y la reducción de las puntas de los dientes no deberán ejecutarse por rutina, sino únicamente en casos tasados en los que se considere que beneficiará al animal o a su grupo. Lo que sí es imprescindible, según este texto, es que quien lleve a cabo dichos procedimientos sea un profesional veterinario cualificado o una persona formada y que siga los protocolos adecuados en cuanto a medios usados y a condiciones higiénicas. Es importante mencionar que el estudio de la etología porcina y la toma de medidas al respecto, podrían evitar la ejecución de dichos procedimientos.

Existen también ciertas especificaciones cuanto menos curiosas. Por ejemplo, se determina que, en caso necesario, se desparasitará interna y externamente a las cerdas gestantes y a las cerdas jóvenes, pero no al resto de animales. También se establece un espacio mayor de suelo libre de obstáculos para los verracos, pero no para otros cerdos, y se limita el uso de tranquilizantes para facilitar la mezcla de animales de distintos grupos en uno mismo, previa consulta con un veterinario.

En este caso concreto, observamos que la base que fundamenta dichas medidas no es la del bienestar animal en sí mismo, sino la del aumento de su producción, no mereciendo tanta protección los animales de otras categorías si, en su caso, producirán igual sin necesidad de adoptar aquellas (evitando así costes a quienes gestionen la explotación ganadera).

En conclusión, es irrefutable que la legislación en materia de protección animal ha ido evolucionando en las últimas décadas. Lo que sí es cuestionable es si, teniendo en cuenta la creciente sensibilidad social por el bienestar de los animales y los adelantos en materia de investigación etológica y veterinaria sobre ellos, ha evolucionado lo suficiente.

Debemos ser muy críticos/as con este planteamiento, puesto que las explotaciones ganaderas son la infraestructura que sostiene una actividad comercial en la que se manejan muchas vidas.

La evolución jurídica en pro de las otras especies animales es tan importante como la evolución social al respecto y debe ir a la par que esta,  siguiéndola de cerca y no décadas por detrás.

Laia es abogada - www.ga-advocats.com

¿Prohibido criar y/o vender animales siendo particular? por Laia García Aliaga

A lo largo de los últimos meses, las redes sociales han traído a mí muchas personas solicitando información para denunciar a alguien que “había hecho criar a su perra” o “vendía los cachorros de su perra”, citaban textualmente. Vi la gran confusión que existía con el tema y me planteé escribir este artículo para tratar de esclarecer un poco los conceptos.

Foto: Gonzalo G. Useta

Foto: Gonzalo G. Useta

En primer lugar, me apena tener que decir que no existe una regulación estatal al respecto, sino que cada Comunidad Autónoma del territorio Español legisla este asunto como mejor considera. Siendo así que gran parte de las ordenanzas municipales prohíben la comercialización de animales sin disponer de las licencias y de los permisos oportunos, así como su venta en la calle o en lugares no adecuados para ella (legalmente hablando, porque éticamente hablando ningún lugar es adecuado para la venta de individuos). El incumplimiento de dicha prohibición, en las CCAA en las que existe la » Read more

RECOGIDAS DE FIRMAS ONLINE. ¿SON EFECTIVAS? por Laia García

En la actualidad está muy de moda difundir de forma compulsiva las diversas recogidas online de firmas para combatir lo que consideramos injusto. En los anuncios que difundimos nos piden una cantidad mínima de firmas para poder “cambiar la ley”. Eso nos dicen. ¿Nos mienten? Veamos.

firma_blogCuando nos planteamos participar en una recogida de firmas, debemos tener claro qué pretendemos conseguir: mostrar un rechazo multitudinario hacia un hecho concreto y esperar a que alguien con cierto poder se apiade de nuestra lucha o acceder a un mecanismo legal protocolizado que obligue a quien tiene ese poder a escuchar nuestra reivindicación y a votar sobre ciertas medidas a tomar al respecto.

Si pretendemos lo primero, chapeau. Que se recojan tres millones de firmas contra el Toro de la Vega muestra la voluntad mayoritaria de la ciudadanía; un deseo de abolición. ¿Algo más? No. De hecho, siempre podrán decir que no es fiable el número de firmas por lo poco rigurosa que fue la recogida de las mismas. Por ello, si lo que pretendíamos era lo segundo, debemos seguir leyendo. » Read more

DERECHO DE DESISTIMIENTO por Laia García

Compramos un aspirador guiándonos por la fotografía del mismo que muestra su envoltorio, pero cuando llegamos a casa y lo estrenamos, vemos que no es lo que esperábamos. ¿Qué podemos hacer?

Foto: srgpicker

Foto: srgpicker

En ocasiones, me sorprende la cantidad de derechos que los humanos tenemos atribuidos, los cuales desconocemos y, por lo tanto, nunca ejercemos. Uno de estos ignorados derechos es el derecho de desistimiento. ¿En qué consiste? Básicamente, en dejar sin efecto un contrato ya celebrado, notificándoselo al/a vendedor/a o prestador/a de servicios dentro de un plazo concreto y, lo más importante, sin necesidad de justificar por qué hemos decidido hacerlo y sin poder ser penalizados/as por ello. » Read more

PROTEGERNOS PARA PODER DEFENDERLOS por Marisa López

Dentro del movimiento por la liberación animal, muchas veces no somos plenamente conscientes de los riesgos que entrañan determinadas prácticas, bien por inconsciencia, bien porque no contemplamos que actos que abogan por la libertad estén tachados como ilegales.

En primer lugar, nos tenemos que plantear qué entra dentro del marco legal/ilegal y qué entendemos por justo, ya que muchas veces ambos conceptos no casan y nuestro activismo resulta estar fuera de lo legal, sea este pegar carteles para concienciar a la gente, repartir información a la puerta de un negocio o rescatar animales que están presos en jaulas. A primera vista, algo tan “inocente” como defender a los animales y difundir el antiespecismo puede parecer que no entraña ningún peligro y, a veces, no es así. » Read more

“CONVIVENCIA VECINAL Y CONVIVENCIA ENTRE ESPECIES” por Laia García

Es por todos/as conocida la problemática que a menudo surge en una Comunidad de Propietarios cuando alguien vive con otro animal.  La legislación es muy clara en este asunto, pero el sentido común, el civismo y el respeto hacia las demás personas también lo son. Por ello, a veces sorprende cuántos problemas puede ocasionar en la convivencia vecinal el hecho de que alguien decida compartir su vida con un perro”

perros_vecinosPara empezar, voy a apelar al sentido común, el civismo y el respeto hacia las demás. Es obvio que no toda la humanidad tolera por igual la presencia de un perro. Quienes los queremos y disfrutamos de su compañía, debemos ser cuidadosas para que el resto se sienta lo menos incomodado posible con nuestro amigo. ¿Por qué? Porque hay gente que nunca les haría daño, gente que los respeta pero que les teme o se quiere proteger de su alergia, por poner ejemplos cotidianos. Ante estas situaciones, si la otra persona es educada y nos pide subir al ascensor sin coincidir con el perro, le debemos ceder el paso y subir con posterioridad. Estos pequeños detalles solucionarían más del 50% de los conflictos que en Comunidades de Propietarios surgen a raíz de la presencia de un perro en una de las viviendas que la integran. » Read more

LA FIGURA LEGAL DE LOS SANTUARIOS DE ANIMALES EN ESPAÑA por Laia García Aliaga

Tras los recientes acontecimientos en algunos santuarios de animales ubicados en España, ha quedado aún más demostrado, si cabe, cuan perjudicial es, para los animales no humanos que los habitan, el hecho de que no exista figura legal que los ampare en nuestra legislación.

» Read more

« Older Entries