Archive for ACTUALIDAD

“El aturdimiento previo al sacrificio de animales en mataderos” por Laia García Aliaga

El Reglamento (CE) n° 1099/2009 del Consejo, de 24 de septiembre de 2009, regula la protección de los animales en el momento de la matanza. Un tanto contradictorio para ciertos lectores el uso de “protección” y de “matanza” en el mismo objetivo de un reglamento, ¿cierto? ¿Cómo logramos proteger a alguien en el momento en el que pretendemos arrebatarle su vida? Pues para parte de la sociedad, y como recoge el legislador europeo, se puede proteger a un animal antes de matarlo. Así, se trata de arrebatarle la vida produciéndole el menor dolor, estrés y sufrimiento posible. ¿El objetivo? No es únicamente el de no ser cruel con los demás animales, sino también el de mejorar la calidad de su carne. Los estudios realizados con el paso de los años han demostrado científicamente que esta se ve afectada por el bienestar que se le haya procurado al animal, tanto a lo largo de su vida como en el momento de su sacrificio.

Foto: Tras Los Muros. Perteneciente al reportaje: "La matanza del cerdo" http://traslosmuros.com/matanza-del-cerdo.php

Imagen de Tras Los Muros, perteneciente al reportaje: “La matanza del cerdo” en http://traslosmuros.com/matanza-del-cerdo.php

El presente reglamento establece normas aplicables a la matanza de animales de granja para la producción de alimentos, lana, cuero, piel, etc. También fija normas aplicables a la matanza llamada “de emergencia” (por ejemplo fuera del matadero, tras un accidente del camión que los transportaba) y en el caso de control de enfermedades contagiosas. Por otro lado, no se aplica lo que establece a los animales sacrificados en experimentos científicos, actividades de caza, acontecimientos culturales o deportivos, y mediante eutanasia practicada por un veterinario, ni a las aves de corral y los conejos sacrificados para consumo personal (doméstico).

Entre otros, dicho reglamento regula el aturdimiento, algo de lo que la gran mayoría hemos oído hablar pero que pocos entendemos cómo se aplica. Según su artículo 2, el aturdimiento se define como “todo proceso inducido deliberadamente que cause la pérdida de consciencia y sensibilidad sin dolor, incluido cualquier proceso que provoque la muerte instantánea”. Veamos cómo logran eso los explotadores y los matarifes en los mataderos.

¿Es obligatorio el aturdimiento previo al sacrificio en Europa?

Tal y como nos indica el artículo 4 del reglamento al que hago referencia en el presente escrito, sí es obligatorio en la Unión Europea aturdir previamente a los animales cuando van a ser sacrificados en el matadero. Dichos animales no podrán recuperar la consciencia ni la sensibilidad antes de ser sacrificados, sino se estará contraviniendo lo establecido en dicho reglamento.

Cuando el método de aturdimiento utilizado, como veremos a continuación, sea de los denominados simples, que son aquellos que no causan la muerte instantánea del animal, deberá continuarse rápidamente con otro método de los que sí la causen, como el sangrado, el descabello (laceración del tejido nervioso central y la médula espinal mediante la introducción en la cavidad craneal de un instrumento en forma de vara alargada), la electrocución o la exposición prolongada a la anoxia (falta casi total de oxígeno en un tejido).

En el caso de animales que sean objeto de métodos particulares de sacrificio prescritos por ritos religiosos, no serán de aplicación los requisitos que comento en el primer párrafo de este apartado sobre el aturdimiento previo, siempre y cuando al menos su sacrificio sí se lleve a cabo en un matadero (ritos conocidos actualmente: Halal y Kosher).

Métodos de aturdimiento mecánicos 

Uno de estos métodos, probablemente por todos/as conocido, es la pistola de perno cautivo. Corren por internet muchos vídeos, especialmente sobre individuos de la especie bovina, en los que son aturdidos mediante este método. Un perno, para que nos entendamos, es una pieza metálica cilíndrica, larga y de cabeza redonda, que se asegura por el extremo opuesto con una tuerca, una chaveta o un remache. Esta pistola puede ser de perno cautivo penetrante y de perno cautivo no penetrante. La diferencia que encontraremos es que la primera puede ser usada en mataderos con animales de todas las especies y la segunda solo con rumiantes para caso de sacrifico y para aves de corral, conejos y liebres para caso de sacrificio, vacío sanitario (evitar enfermedades contagiosas) y otras situaciones legalmente permitidas. Además, la pistola de perno cautivo penetrante causa daño irreversible, al contrario que la no penetrante. Ambas producen un aturdimiento simple, es decir, ninguna de ellas causa la muerte al animal.

Por otro lado, existe el arma de proyectil libre, que también causa daño cerebral grave e irreversible y puede usarse para todas las especies en todo tipo de situaciones (sacrificio, vacío sanitario y otras). No así la trituración, otro de los populares métodos en las redes sociales, que se utiliza de forma obviamente irreversible para eliminar a los polluelos de hasta 72 horas y a los huevos embrionados.

Los otros dos métodos mecánicos permitidos por la legislación, son la dislocación cervical y el golpe contundente en la cabeza. Con el primero se causa una isquemia cerebral a aves de corral de hasta 5 kg de peso vivo en situaciones de sacrificio, vacío sanitario y otras, y con el segundo se produce un daño cerebral grave a cochinillos, corderos, cabritos, conejos, liebres, animales de peletería y aves de corral de hasta 5 kg de peso vivo, en las mismas situaciones anteriores.

Métodos de aturdimiento eléctricos

Existen tres métodos de aturdimiento eléctrico: el limitado a la cabeza, el por electrocución cabeza-tronco y el de baño de agua eléctrico.

El primero de ellos, el aturdimiento eléctrico limitado a la cabeza, es un tipo de aturdimiento simple que consiste en la exposición del cerebro del animal a una corriente que genere una forma de epilepsia generalizada en el electroencefalograma. Puede ser utilizado para todas las especies en todas las situaciones: sacrificio, vacío sanitario y otras.

El segundo, el aturdimiento por electrocución cabeza-tronco, es un tipo simple en caso de sacrificio. Consiste en la exposición del cuerpo a una corriente eléctrica que provoque al mismo tiempo una forma de epilepsia generalizada en el electroencefalograma y una fibrilación o parada cardiaca. Como el método anterior, puede usarse en todas las especies y en todas las situaciones.

Por último, el baño de agua eléctrico, es un tipo de aturdimiento simple, a no ser que la frecuencia sea igual o inferior a 50 Hz, que consiste en la exposición de todo el cuerpo del animal a una corriente eléctrica que genere una forma de epilepsia generalizada en el electroencefalograma y posiblemente una fibrilación o parada cardiaca mediante un baño de agua. Aunque también se usa en todas las situaciones, solo puede utilizarse para aves de corral.

Métodos de aturdimiento de gas

Este es el grupo mayoritario, con seis métodos, y quizá en él encontramos algunos de los más conocidos y de los considerados menos crueles con los animales por gran parte de la sociedad.

Tres de ellos utilizan el dióxido de carbono para aturdir a los animales; en concentraciones altas, en dos fases o asociado con gases inertes. En el primer caso, nos encontramos ante la exposición directa o progresiva de animales conscientes a una mezcla de gas con un contenido de dióxido de carbono superior al 40 %. Este método puede emplearse en fosas, túneles, contenedores o edificios previamente estanqueizados. Es un método de aturdimiento simple en caso de sacrificio de cerdos, y se utiliza para estos, mustélidos, chinchillas y aves de corral (excepto patos y gansos). En el segundo caso, es solo para aves de corral en todas las situaciones y consiste en la exposición sucesiva de animales conscientes a una mezcla de gas con un contenido de hasta el 40 % de dióxido de carbono, seguida, una vez que los animales hayan perdido consciencia, de una concentración más elevada. Por último, en el tercer caso, nos encontramos ante un método que podemos usar con cerdos y aves de corral para todas las situaciones, que consiste en la exposición directa o progresiva de animales conscientes a una mezcla de gas con un contenido de dióxido de carbono inferior a un 40 %, asociado con gases inertes hasta llegar a la anoxia. El método puede emplearse en fosas, sacos, túneles, contenedores o edificios previamente estanqueizados. Es un tipo de aturdimiento simple de los cerdos si la duración de la exposición a una concentración de dióxido de carbono no inferior al 30 % es menor de 7 minutos. En cuanto a las aves de corral, el aturdimiento es simple si la duración total de la exposición a una concentración de dióxido de carbono no inferior al 30 % es menor de 3 minutos.

Otro de los métodos de gas utilizado para cerdos y aves de corral, que también se usa en todas las situaciones, es el método de gases inertes, consistente en la exposición directa o progresiva de animales conscientes a una mezcla de dichos gases, como el argón o el nitrógeno, hasta llegar a la anoxia. Este método puede emplearse en fosas, sacos, túneles, contenedores o edificios previamente estanqueizados. Es un tipo de aturdimiento simple en caso de sacrificio de cerdos, y en el caso de aves de corral solo si la duración de la exposición a la anoxia es menor de 3 minutos.

Por último, nos encontramos ante los dos métodos que utilizan monóxido de carbono, el primero de ellos como fuente pura y el segundo asociado a otros gases. Ambos se pueden utilizar para animales de peletería, aves de corral y cochinillos y en situaciones distintas del sacrificio. Lo que los diferencia es que la primera de ellas consiste en la exposición de animales conscientes a una mezcla de gases con un contenido de monóxido de carbono superior a un 4 % y el segundo en la exposición de animales conscientes a una mezcla de gases que contenga más de un 1 % de monóxido de carbono asociado a otros gases tóxicos.

Otros Métodos de aturdimiento

Por último, la inyección letal. Esta sí, por todos/as conocida. Produce la pérdida de consciencia y sensibilidad seguidas de la muerte inducida por la inyección de medicamentos veterinarios. Por desgracia, muchas personas lectoras lo habréis vivido, como yo, con algún animal miembro de vuestra familia o de la familia de algún amigo cercano.

Bibliografía

Dalmau A, T. D. (2009). Application of the. Animal Welfare, 497-505.

Real Academia Española. (s.f.). Recuperado el 29 de Abril de 2016, de http://www.rae.es/

UE. (s.f.). REGLAMENTO (CE) No 1099/2009 . Recuperado el 29 de Abril de 2016, de http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/PDF/?uri=CELEX:32009R1099&from=ES

Laia Garcia Aliaga es abogada - www.laiagarciaaliaga.com

“Convenio europeo para la protección de animales de compañía” por Laia García Aliaga

Nuevo marco de protección para los animales considerados de compañía tras la autorización del Consejo de Ministros para la firma del Convenio europeo sobre la materia.

Foto: Hugo A. Quintero G. (Flickr)

En 1987, se redactó un Convenio europeo en Estrasburgo impulsado por la Convención europea para la protección de los animales de compañía junto con el Consejo de Europa. En dicho texto se establecieron principios básicos sobre la tenencia de animales de compañía, así como sobre su cría, bienestar, comercio, entrenamiento y otros aspectos relacionados con los mismos.

Son cuarenta y ocho los países miembros del Consejo de Europa, entre los cuales se » Read more

ENTREVISTA A ANDRO HEIM por Jesús Salvi

Todo empezó en Málaga el domingo de Ramos de 2013. Turistas y entusiastas locales se agolpaban en las calles de la capital de la Costa del Sol para celebrar uno de los días grandes del calendario malacitano. Allí en medio, entre el variopinto gentío, un hombre llamado Andro Heim busca la oportunidad y la mejor manera de proclamar su idea del “Amor Vegano” a los presentes.

Foto: Andro Heim

Foto: Andro Heim

Su presencia allí no se debe a las bonanzas de ningún vuelo low-cost (tan de moda) o a la milagrosa oferta de última hora de una agencia de viajes. Ha llegado hasta el centro de Málaga a bordo de una modesta bicicleta.

Fue en ese momento y en aquel lugar cuando Andro ató cabos y decidió unir dos grandes pasiones: bicicleta y veganismo. Cogió dos palos, un trozo de tela y construyó una pancarta sobre su compañera de dos ruedas. Aquel fue el primer paso de una gran aventura: la de recorrer Europa acompañado de su bicicleta, la pancarta, sus ideas y un puñado de folletos.

Hoy, más de dos años después, la odisea de Andro sigue viva. Lo que nos hace preguntarnos: ¿qué lleva a un hombre a dejarlo todo y dedicarse con total dedicación a una meta tan sacrificada? «Soy idealista. Lucho por un mundo mejor», es su respuesta. «Y lucho por los derechos de los animales porque su sufrimiento cuantitativo me parece el más grande del mundo». » Read more

MALTRATO Y ABANDONO DE ANIMALES EN EL NUEVO CÓDIGO PENAL por Laia García Aliaga

Y de nuevo llega el verano; esa época de playa, sol, bebida refrescante en una agradable terraza con una todavía mejor compañía, época de viajes, vacaciones escolares… y despunte del abandono de animales.

Foto: Jose Luis Canales (Flickr)

Foto: Jose Luis Canales (Flickr)

Si bien es cierto que los humanos abandonamos animales durante todo el año, también lo es que siempre aumenta dicha atrocidad en los meses de verano. Pero los animales y quienes trabajamos para defenderlos estamos un poco más de suerte que en años anteriores, porque desde el pasado 1 de julio, ¡el abandono de animales ya es un delito! No, antes no lo era. A lo largo de los años ha sido común oír a personas decir “el abandono de animales es un delito”, pero a lo que se referían realmente es a que lo contemplaba el Código Penal y, por lo tanto, era sancionable. Pero este cruel y cobarde acto tan solo constituía una falta, motivo por el cual las consecuencias para quien abandonaba no eran suficientes como para, quizá, evitar que lo hiciera. » Read more

“Tocado y hundido” por Ariana Olivares

Hablar de posibles riesgos medioambientales en Canarias se ha convertido en habitual. Tras el puerto de Granadilla, las extracciones petrolíferas y la regasificadora, hoy es noticia el hundimiento de un barco pesquero ilegal, cuyo contenido de más de mil toneladas de fuel se extiende ya a lo largo de 70 km. Por el momento, las víctimas visibles han sido tres tortugas boba, sin embargo, las consecuencias medioambientales serán incalculables.

Foto Arribalasqueluchan (flickr)

Foto Arribalasqueluchan (flickr)

El barco ruso Oleg Naydenov se hundió en la noche del martes a 15 millas al sur de Maspalomas (Gran Canaria), a 2 400 m de profundidad y cargado con 1 409 toneladas de fuel. Había sufrido previamente un incendio en el puerto de la misma isla, tras el cual fue trasladado a Fuerteventura para luego regresar a Gran Canaria. » Read more

“Muertes invisibles. Vidas condenadas” por Cristina Izquierdo

A menudo nos cruzamos por la carretera con uno de esos camiones que transportan a los esclavos de la industria de un punto a otro de la cadena de explotación y muerte a la que son sometidos. La gente los contempla con aséptica indiferencia por un instante, antes de continuar con sus vidas, porque a nadie le importa el destino de estos animales, reducidos al estatus de mercancía y tratados como tal para satisfacer la demanda de un consumo responsable de su opresión.

Foto: traslosmuros.com

Foto: traslosmuros.com

El pasado 6 de Abril, un accidente de tráfico se saldó con alrededor de 650 fallecidos en Cenicero (La Rioja). Centenares de muertes de las que nadie hablará. En el camión siniestrado viajaban 800 cerdos y un humano al volante, que resultó herido, convirtiéndose en la única víctima oficial de la que los medios se harán eco. » Read more

¡Empezamos una nueva etapa! por el equipo de Ethical Magazine

Desde Ethical Magazine queremos comunicar a todos nuestros amigxs y seguidorxs que a partir de hoy emprendemos una nueva etapa.

BANNER_FB
En estos casi dos años de vida, hemos tenido el placer de compartir camino con el santuario El Hogar ProVegan. Ahora continuaremos el recorrido en solitario con novedades que esperamos sean de vuestro agrado, pero con el firme compromiso de seguir trabajando para ofrecer una visión crítica de la realidad que nos rodea, para proponer otras miradas que muevan a la curiosidad y a la reflexión, miradas éticas, miradas para el cambio.

Coincidiendo con el inicio de este nuevo tiempo, en las próximas semanas intentaremos también concretar el rumbo a tomar con respecto a nuestro espacio “Empresas con Corazón”, que hasta el momento no ha podido recibir la atención y cuidado que sin duda merece.

En cuanto al formato de la revista, como habréis podido apreciar, hace ya algunos meses que dejó de ser maquetada como una publicación física para pasar a configurarse como una entrada en blog/web, respondiendo a criterios prácticos, pues esta es la forma en la que finalmente se realizaba su lectura en cualquier caso. Eso sí, estos cambios externos no afectan ni condicionan la calidad del contenido, que se ha mantenido al mismo nivel o incluso se ha visto incrementado.

Queremos aprovechar para agradeceros vuestro apoyo incondicional e invitaros a continuar disfrutando juntos de esta aventura editorial.
¡Contamos con vosotrxs!

BOHEMIAN LANE por Concha López

Dulces libres de crueldad y música en vivo en pleno centro de Bilbao.

Foto: Gure Era Arkitektura

Foto: Gure Era Arkitektura

Cupcakes integrales con pepitas de chocolate y un cremoso y humeante mocaccino para disfrutar de una tarde cualquiera; un velvet de frutos rojos y nata con un té de los muchos a elegir; tartas personalizadas con los sables de Star Wars o con una bici para celebrar el cumpleaños del ciclista de la familia; música en vivo todos los domingos; y siempre un ambiente cálido y acogedor. ‘Bohemian Lane’ no es solo una pastelería, es un rincón de paz en el centro de una gran ciudad, Bilbao. » Read more

“La muerte tenía un precio” por Cristina Izquierdo

En un mundo sustentado en dinámicas de dominación, los animales no humanos se llevan la peor parte, esclavizados y violentamente sometidos a manos del ser humano, que se apropia de sus vidas y dispone de ellas en su propio beneficio.

Para los opresores de las víctimas de la riada del Ebro, sus muertes tienen, y siempre tuvieron, un precio, ya sea marcado en el matadero  o determinado por el seguro en concepto de indemnización. 

Imagen: Tras los Muros - www.traslosmuros.com

Imagen: Tras los Muros – www.traslosmuros.com

Con unas 20.000 hectáreas anegadas en Aragón, el desbordamiento del río Ebro ha saltado a la primera plana de todos los medios de comunicación. Innumerables crónicas, artículos y reportajes se ocupaban de cubrir el suceso. Todos, sin excepción, destacando que afortunadamente no ha habido que lamentar daños personales y colocando el foco de la noticia en las cuantiosas pérdidas económicas sufridas por las explotaciones agrícolas y ganaderas de las zonas afectadas.

Así, como “pérdidas económicas”, se refieren a los más de 20.000 animales (según los últimos cómputos), que han encontrado la muerte ahogados ante la indiferencia colectiva, atrapados sin escapatoria en el interior de las granjas, muchos de ellos tras días de agonía con el agua al cuello o aplastados por los cuerpos de sus compañeros en enormes pilas de cadáveres.

Para todos y cada uno de ellos, perder sus vidas ha sido un daño muy personal y marca la verdadera dimensión de una tragedia ignorada y silenciada, que no es la riada que en última instancia se ha llevado lo único que tenían, sino la explotación y el consumo que los mantenía allí, confinados tras los muros de las granjas, en una posición de absoluto sometimiento e indefensión.

Ahogados por la crecida de un río o ejecutados en el matadero de turno, estos animales, como todos lo que se encuentran presos en centros de explotación, siempre estuvieron condenados a una muerte atroz tras una vida miserable de sufrimiento y privaciones constantes.

Lo ocurrido en Zaragoza es un claro reflejo del lugar que ocupan el resto de animales, en un mundo donde el sistema de opresión especista se encuentra culturalmente interiorizado e integrado en la propia estructura de todas las sociedades humanas. Los animales son considerados como propiedades a nuestro servicio y como tales son tratados.

Volviendo al drama de las inundaciones del Ebro, que ni las instituciones ni los propios ganaderos hayan movido un solo dedo por evitar el fallecimiento de miles de animales responde, como no podía ser de otro modo, a intereses económicos, pues a mayores pérdidas declaradas mayores son los fondos públicos asignados a las administraciones locales de los municipios afectados y más cuantiosas son también las indemnizaciones que recibirán los ganaderos por parte de los seguros. La mayoría de las víctimas fueron abandonadas a su suerte deliberadamente por quienes, ahora y siempre, negocian y especulan con el precio de su muerte, encerradas en el interior de las explotaciones para impedir su rescate o cualquier posibilidad de escapar por sus propios medios. Y aquellos que aun así lograron sobrevivir fueron, en muchos casos, rematados allí mismo o recogidos y amontonados todavía con vida por las palas excavadoras, que se encargaban de retirar los cadáveres, muertos por asfixia.

Ellos son las “perdidas económicas” que los medios difunden, mientras presentan como víctimas a sus opresores.

Imagen: Tras los Muros - www.traslosmuros.com

Imagen: Tras los Muros – www.traslosmuros.com

La única nota positiva que puede extraerse de esta catástrofe la encontramos en el centenar aproximado de activistas que acudieron al lugar, organizando grupos de rescate para intentar salvar el mayor número posible de esas vidas que a nadie importan, enfrentándose a un escenario dantesco y luchando en solitario ante la pasividad generalizada.

Gracias a su intervención, varios supervivientes han podido ser rescatados. A todos estos animales los querían muertos, pero ni el matadero en el que iban a ejecutarles, ni la riada en la que iban a dejarles morir serán ya su destino. Poco a poco, van llegando a sus hogares en distintos santuarios del estado; espacios de liberación donde vivirán a salvo en un entorno de respeto e igualdad, cuidados y protegidos hasta el fin de sus días. Es responsabilidad de todos y todas apoyar estos proyectos para que puedan seguir salvando vidas y haciendo realidad cada día el ideal de liberación por el que luchamos.

Por otro lado, también cabe destacar el trabajo de los compañeros y compañeras que se desplazaron a la zona para documentar la tragedia y retratarla en su verdadera dimensión, haciendo justicia a las víctimas y denunciando su situación.

Este es el caso del reportaje fotográfico realizado por Tras los Muros, que refleja verazmente la realidad de la tragedia, mostrándola en toda su crudeza:

Las imágenes son devastadoras, pero no es momento de caer en la tristeza, sino de aprovechar lo sucedido en la ribera del Ebro para cuestionar a la sociedad acerca de la injusta relación que mantenemos con los demás animales, para reivindicar su condición como iguales y sujetos de consideración moral y para seguir luchando con más fuerza, si cabe, por el fin de su opresión.

“Protección de cerdos en granjas” por Laia García Aliaga

Los humanos utilizamos animales de otras especies para producción (de carne, de lana, de seda, de cuero…) desde hace muchísimos años. Por ello, en determinado momento, el legislador se vio en la necesidad de regular lo que ya se consideraba una creciente actividad comercial. Con el paso de las décadas, se advirtió que no solo la producción importaba, sino también la consideración hacia los animales en cuestión, por ser seres sintientes y no mera maquinaria agrícola.

Foto: theanimalday.org

Foto: Jon Amad – theanimalday.org

Los cerdos son una de esas especies utilizadas en explotaciones ganaderas que el ordenamiento jurídico español trata de proteger (de forma insuficiente todavía, considero).

Aunque a muchas personas no nos parezca éticamente suficiente lo que el legislador establece como “protección” para los animales, sí es interesante hacer llegar con vocabulario llano al común de la sociedad lo que se establece en la legislación vigente sobre las normas mínimas para la protección de cerdos, así como comparar la actualidad con los inicios de la legislación sobre la materia, para poder dictaminar si existe una mejoría significativa para los individuos explotados en granjas.

La primera vez que a nivel europeo se nombró la protección de los cerdos fue en 1976. España esperó hasta 1988 para ratificar lo que se había acordado y aplicarlo en el país. Las medidas que se acordaban iban destinadas, cada vez más, no solo a garantizar la máxima producción por parte de los animales, sino también significaban un inicio en la consideración de sus necesidades, tanto biológicas como etológicas (algo que muchos consideramos contradictorio, ya que cuando se explota a alguien, no se están teniendo en cuenta sus necesidades más básicas, sin embargo, desde el punto de vista legal fue todo un avance).

No fue hasta 1997 cuando se emitió el primer dictamen veterinario, el cual señalaba que los cerdos deben vivir en un entorno que se ajuste a sus necesidades de ejercicio y comportamiento exploratorio, y que una importante limitación de espacio compromete su bienestar. Algo que nos parece tan obvio necesitó años para redactarse, publicarse y ser tenido en cuenta por el legislador. A raíz de estas manifestaciones, se modificó la legislación española introduciendo mejoras para los animales.

Foto: Jon Amad – theanimalday.org

En 2002 se adoptó un Real Decreto que tuvo por objeto definir las medidas concretas que deberían adoptarse, a nivel de infraestructura e instalaciones, de alimentación y cuidados de entorno social y de desarrollo de los animales. Diez años después, se aprobó otro Real Decreto que pretendía determinar de forma más específica los procedimientos de investigación y las sanciones que se aplicarían en caso de incumplimiento del Real Decreto de 2002, así como ofrecer un plan de ajuste a los dueños de las explotaciones para que se adecuarán a la ley antes de 2013.

Cada individuo de la especie porcina que se encuentre en una explotación ganadera será incluido dentro de una de las siguientes categorías: cerdo (cerdo de cualquier edad para reproducción o engorde), verraco (macho tras pubertad que utilizarán para producción), cerda joven (hembra entre la pubertad y el parto), cerda (hembra a partir del primer parto), cerda en lactación (hembra entre el período perinatal y el destete de los lechones), cerda posdestete y cerda gestante (hembra entre el destete de los lechones y el período perinatal siguiente), lechón (cerdo desde el nacimiento hasta el destete), cochinillo destetado (cerdo no lactante y hasta las diez semanas de edad) y cerdo de producción (cerdo mayor de diez semanas y hasta su sacrificio o monta).

Dichas definiciones han variado muy poco desde 1991 y ninguno de los pequeños cambios introducidos ha supuesto un beneficio directo para los animales.

En cuanto a las condiciones de cría en las explotaciones de cerdos, a grandes rasgos diré que un cerdo de menos de 10 kg vivirá en 0,16 metros cuadrados libres (sin contar lo que ocupen el comedero, el bebedero, etc.) y que uno de más de 110 kg vivirá en un 1 metro cuadrado de espacio libre. Dichas medidas no se han modificado desde 1991. La única novedad es que, en la actualidad, se excluyen las cerdas y las cerdas jóvenes después de la cubrición de estos requisitos, y se establecen en otro apartado unas condiciones concretas para ellas (más favorables, representa). Este hecho nos hace pensar que es necesario un avance al respecto, puesto que la sensibilidad social hacia los animales considerados de producción y los conocimientos veterinarios y etológicos acerca de dichas especies son infinitamente superiores a los habidos en 1991, pero ello no se plasma a nivel jurídico.

Foto: Jon Amad - theanimalday.org

Foto: Jon Amad – theanimalday.org

Sí se introducen en el Real Decreto de 2002 medidas con respecto al revestimiento del suelo, a la formación de grupos de animales y sus características, a la posibilidad de mantener algunos individuos aislados por su seguridad, a las medidas de los lados del recinto en el que se encuentren, a la obligación de permitir a las cerdas y a las cerdas jóvenes el acceso a materiales manipulables para su desarrollo exploratorio, a las condiciones en las que se deben albergar animales que sufran agresividad o que hayan sido atacados por otros, a la obligación de garantizar alimentación suficiente a ciertos individuos aun y en presencia de otros que compitan por la comida y a las características de dicho alimento. También se mantiene la prohibición de atar a las cerdas y a las cerdas jóvenes, que ya fue introducida en 1991 (pero sí puede atarse al resto).

Uno de los grandes avances introducidos es el que se refiere a la formación del personal. Toda persona que sea contratada para el cuidado de los animales deberá asistir a un curso de una duración mínima de veinte horas, en el que se tratarán asuntos como la fisiología porcina, el comportamiento de dicha especie, teoría general sobre sanidad animal y legislación vigente en materia de bienestar animal.

Siendo crítica, así como lo considero un gran avance, también es menester recalcar que este curso mínimo de veinte horas y cuyo contenido suele desarrollar de forma vaga las necesidades etológicas de los cerdos, no es suficiente. La etología es fundamental en la zootécnica y debería servir mucho más aún como base de las novedades jurídicas sobre la materia.

En el apartado de la importación de los animales, todo aquel que sea importado a nuestro país de un tercero deberá disponer de un certificado expedido por la autoridad competente de ese país, que certifique que se han beneficiado de un trato al menos equivalente al que se les da en el ámbito comunitario.

En lo referente a las inspecciones comunitarias, se establece la posibilidad de que expertos veterinarios de la Comisión Europea realicen controles en las explotaciones ganaderas españolas, con el fin de garantizar la aplicación correcta de la normativa existente al respecto. España es el segundo productor comunitario de carne de porcino, motivo por el cual, si bien todos los países parte reciben inspecciones de este tipo, es coherente presuponer que nuestro país las recibe posiblemente en mayor número.

Acerca de los incumplimientos, considero importante mencionar que la ley que se aplicará en dicho caso y que determinará las sanciones pertinentes, establece multas de hasta 100.000 euros por la comisión de infracciones graves con respecto a esta materia.

Otros aspectos remarcables son, por ejemplo, que el ruido continuo no puede superar los 85 dBE en la zona habitada por los cerdos, que la luz a la que se vean expuestos debe ser de una intensidad mínima de 40 lux durante al menos 8 horas al día, que los cerdos que se encuentren en locales de estabulación deberán tener acceso a zonas de reposo y a contacto visual con otros cerdos, que se les deberá facilitar a los animales su tarea de investigación y manipulación con materiales como la paja o el heno (entre otros), que los suelos deberán ser lisos y no resbaladizos para evitar que se dañen los cerdos… Todo ello fundamental para mejorar la situación de estos animales a lo largo del proceso de producción al que se ven sometidos.

Uno de los avances que considero más importante es el de la prohibición de los procedimientos no debidos a motivos terapéuticos o de diagnóstico, o a la identificación de los cerdos, que provoquen lesiones, la pérdida de una parte sensible de su cuerpo o la alteración de su estructura ósea. La lástima es que, seguidamente, se establecen excepciones como la reducción de las puntas de los dientes de los lechones (con posibilidad de hacerlo también a los verracos en determinados casos), el raboteo parcial, la castración de los cerdos macho (sin usar el mecanismo de desgarre de tejidos) y el anillado del hocico (solo si son animales que se creían al aire libre).

Se establece, eso sí, que el raboteo y la reducción de las puntas de los dientes no deberán ejecutarse por rutina, sino únicamente en casos tasados en los que se considere que beneficiará al animal o a su grupo. Lo que sí es imprescindible, según este texto, es que quien lleve a cabo dichos procedimientos sea un profesional veterinario cualificado o una persona formada y que siga los protocolos adecuados en cuanto a medios usados y a condiciones higiénicas. Es importante mencionar que el estudio de la etología porcina y la toma de medidas al respecto, podrían evitar la ejecución de dichos procedimientos.

Existen también ciertas especificaciones cuanto menos curiosas. Por ejemplo, se determina que, en caso necesario, se desparasitará interna y externamente a las cerdas gestantes y a las cerdas jóvenes, pero no al resto de animales. También se establece un espacio mayor de suelo libre de obstáculos para los verracos, pero no para otros cerdos, y se limita el uso de tranquilizantes para facilitar la mezcla de animales de distintos grupos en uno mismo, previa consulta con un veterinario.

En este caso concreto, observamos que la base que fundamenta dichas medidas no es la del bienestar animal en sí mismo, sino la del aumento de su producción, no mereciendo tanta protección los animales de otras categorías si, en su caso, producirán igual sin necesidad de adoptar aquellas (evitando así costes a quienes gestionen la explotación ganadera).

En conclusión, es irrefutable que la legislación en materia de protección animal ha ido evolucionando en las últimas décadas. Lo que sí es cuestionable es si, teniendo en cuenta la creciente sensibilidad social por el bienestar de los animales y los adelantos en materia de investigación etológica y veterinaria sobre ellos, ha evolucionado lo suficiente.

Debemos ser muy críticos/as con este planteamiento, puesto que las explotaciones ganaderas son la infraestructura que sostiene una actividad comercial en la que se manejan muchas vidas.

La evolución jurídica en pro de las otras especies animales es tan importante como la evolución social al respecto y debe ir a la par que esta,  siguiéndola de cerca y no décadas por detrás.

Laia es abogada - www.ga-advocats.com

« Older Entries