Bombones festivos de mazapán por Laura Kohan

Un dulce bastante fácil de hacer, sano y delicioso para darnos un homenaje, impresionar a nuestros invitados o hacer un regalo con nuestras manitas a alguien especial. Además, podemos personalizarlos a nuestro gusto dándole un sabor único a la masa de almendras con aceites esenciales, especias o ralladura de cítricos (por ejemplo).

Foto: Laura Kohan

Foto: Laura Kohan

INGREDIENTES

Cobertura:

  • 200 g de chocolate negro (sin leche)
  • 3 cucharadas de aceite de coco o manteca de cacao (derretidas)
  • 1 cucharadita de lecitina de soja (molida)
  • ½ cucharadita de canela
  • Sirope de agave al gusto

Relleno de masa cruda de almendra (mazapán):

  • 250 g de harina de almendra
  • 100 ml de sirope de agave
  • 30 ml de agua
  • Vainilla molida (opcional)
  • Pistachos, nuez o piñones (enteros)

Decoración:

  • Pistachos, nueces o piñones tostados (picados)
  • Flores secas comestibles (borraja, caléndula, lavanda, rosa, azahar…)
Foto: Laura Kohan

Foto: Laura Kohan

ELABORACIÓN

Preparando la masa de almendra: Calentar el agua y mezclarla con el sirope de agave. Ir añadiendo este sirope y amasando poco a poco la harina de almendras (con una pizca de vainilla) hasta tener una pasta sólida y moldeable. Añadir más agua si hiciera falta o más sirope de agave si nos gusta muy dulce. Meter en la nevera un par de horas para que la masa se compacte.

Preparando la cobertura de chocolate: Ponemos al baño maría 140 g de chocolate troceado junto con el aceite de coco o la manteca de cacao. Cuando empiece a derretirse añadimos la lecitina de soja molida y la canela. Removemos sin parar y, cuando esté totalmente derretido, añadimos sirope de agave al gusto (hasta conseguir el dulzor que más nos guste). Sacamos del fuego y del baño maría y añadimos el resto del chocolate muy picado o rallado. Removemos bien y reservamos. Cuando esté tibio podemos usarlo para cubrir las bolas de mazapán.

Terminando los bombones: Coger un poco de masa de almendras y hacer bolitas. Para hacerlas todavía más especiales podemos meterle un fruto seco que nos guste en el centro de la bolita (piñón, trozo de nuez o pistacho por ejemplo). Si el chocolate se ha enfriado mucho, lo calentamos ligeramente al baño maría y pasamos las bolas por él con la ayuda de dos cucharas. Escurrimos el sobrante y colocamos las bolas sobre una bandeja que lleve por encima un papel de horno (antigraso). Con el chocolate todavía blando podemos decorarlas poniendo unas flores secas por encima o cogerlas con cuidado con las cucharas y pasarlas por nuestro fruto seco favorito picado (en la foto lo he pasado por pistachos picados que le dan un toque saladito). Meter la bandeja en la nevera y dejar enfriar.

Laura Kohan es coaching nutricional - www.thefoodtherapy.info