ANOUSHKA SHANKAR: INDIA ECLÉCTICA por Carlos Vicent

Para un músico clásico hindú, apellidarse Shankar equivaldría a ser guitarrista flamenco y apellidarse De Lucía. Es imposible desligar el nombre de Ravi Shankar de un vasto legado e influencia. Por suerte, su hija Anoushka Shankar lleva años probando que porta algo más que el apellido del gurú del sitar por excelencia.

Nacida en Londres, pasó sus primeros nueve años alternando la capital británica con Delhi, hasta que su familia se mudó y asentó por fin en California.Desde muy joven, sus padres le facilitaron el acceso a diferentes instrumentos, e inicialmente optó por tocar el piano, aunque lo abandonó tiempo después debido a una tendinitis seria. Inevitablemente, empezó a aprender sus primeras ragas al sitar (motivos melódicos en los que se basan las composiciones de música india) de la mano de su padre. Este periodo de ardua práctica se extendió durante varios años, hasta debutar con tan solo trece años en un concierto de celebración del 75 cumpleaños de Ravi. No es de extrañar que pocos años después se decantara por tener una carrera musical en vez de una carrera universitaria.

A diferencia de su hermana (de padre) Norah Jones, Anoushka siempre ha sentido devoción por la música de sus raíces indias. Aunque sus primeros trabajos discográficos “Anoushka” y “Anourag” se pueden enmarcar en el sonido de sitar clásico, no fue hasta la edición de “Rise” cuando marcó el comienzo de un nuevo sonido como puente entre oriente y occidente. A partir de entonces, cada disco ha supuesto un paso adelante y una nueva amalgama de sonidos diferentes, mezclando la tradición india con Jazz, Pop, Rock o World Music.

“Breath under Water” fue creado en estrecha colaboración con el multi-instrumentista Karsh Kale. En el disco abundan sonidos cercanos a la música electrónica e incluye arreglos orquestales más propios de una banda sonora moderna que de un disco de música para sitar.

Posteriormente, en España llamó especialmente la atención en los medios la publicación del álbum “Traveller”, por la fusión con otro género de raíces que siempre ha cautivado a la artista: el flamenco. Producido por un mago de las alianzas musicales como Javier Limón, en él podemos disfrutar de experimentos tales como el dueto “Boy meets girl”, donde se aúnan la improvisación, una raga y una granaína tocada por el guitarrista Pepe Habichuela. También es increíble la “Bulería con Ricardo”, aunque en este caso brille por su ausencia la guitarra en favor del piano de Pedro Ricardo Miño.

Su último trabajo de estudio, “Traces of you”, está fuertemente influenciado por el músico y productor Nitin Sawhney, que ha participado en la composición, los arreglos e incluso ha grabado guitarras, bajos, pianos y programado bases. En él podemos disfrutar de composiciones de corte más cercano a la canción, así como de la colaboración de Norah Jones en varios temas, entre ellos el single que da título al disco.

Además de sus grabaciones, merece la pena señalar que en 2002, y con apenas veinte años, publicó la biografía de Ravi Shankar, “Bapi: The Love of My Life”. Una forma más de profundizar en el hombre que llevó al sitar a romper las barreras de su país natal y un retrato íntimo desde la óptica singular de la hija y de la, al mismo tiempo, alumna.

Anoushka Shankar personifica la pluralidad y la comunión de culturas. La ruptura de las barreras estilísticas es, al contrario de lo que pudiera parecer, una apuesta por la naturalidad y el espíritu de una creatividad libre. Siete discos la dan la razón, ¡y que les sigan muchos más detrás!

DISCOGRAFÍA:

  • Anoushka (1998)
  • Anourag (2000)
  • Live at Carnegie Hall (2001)
  • Rise (2005)
  • Breathing Under Water (2007)
  • Traveller (2011)
  • Traces of you (2013)